K.C. deposita sus esperanzas en Ventura el martes

KANSAS CITY - Para un novato de 23 años, los últimos tres días han sido de situaciones de mucho peso, todo un reto a nivel deportivo y personal.

El martes, el dominicano Yordano Ventura se subirá al montículo del Kauffman Stadium como abridor de los Reales en el Juego 6 de la Serie Mundial contra los Gigantes, con su equipo al borde de la eliminación. Además de esa clase de presión, Ventura estará con el pesar de la muerte de su amigo y compatriota Oscar Taveras, prospecto de los Cardenales que falleció el domingo en un accidente automovilístico con tan sólo 22 años.

"Eramos muy amigos", dijo Ventura acerca de Taveras, con quien el derecho compartió mucho en los circuitos minoritarios en la Liga de Texas (Doble-A) y en la República Dominicana. "Va a ser duro. Pero voy a dedicarle el juego a él".

Ventura tiene previsto poner en sus zapatillas el número 18 que usaba Taveras en su carrera y "RIP" (rest in peace, o en paz descanse) para el partido del martes.

El serpentinero tiene una enorme responsabilidad en el montículo, por supuesto. Pero los Reales tienen un poco de historia de su lado, con títulos de campeón para ocho de los últimos 10 equipos en Series Mundiales regresando a casa abajo 2-3 en el Clásico. Y, por supuesto, la última vez que los Reales se vieron en tal situación, le ganaron los Juegos 6 y 7 a San Luis en Kansas City para bañarse de gloria.

En cuanto a pitcheo se refiere, Ventura dice estar listo para rendir como lo ha hecho durante todo el año.

"Tranquilo, a pitchar como lo he hecho en los juegos anteriores", dijo el oriundo de Samaná, quien permitió ocho hits y dos carreras en 5.1 entradas ante San Francisco en su apertura del Juego 2 de la serie el miércoles pasado. "A tirar strikes y a hacer mi trabajo como lo tengo que hacer.

"Hay que tirar strike y tirar mi pitcheo rompiente para strike. A tirar por ahí a ver qué va a pasar".

Lo que ha pasado mayormente en el 2014 es que Ventura, con su recta que redondea las 100 millas por hora y sus pitcheos secundarios que incluyen una curva y un cambio de velocidad, ha hecho lo suficiente para mantener en juego a los Reales. Después de terminar su primera zafra de Grandes Ligas con marca de 14-10 y efectividad de 3.20, el dominicano lleva promedio de carreras limpias en 3.33 en sus tres presentaciones en series de playoffs/Serie Mundial (que no toma en cuenta su lamentable intervención en el Juego del Comodín contra los Atléticos).

Ventura se ha comportado como todo un veterano durante octubre, tanto en el montículo como en su comportamiento fuera del terreno. Estando en el mayor escenario del béisbol, el diestro ya no luce como un novato.

"Lo que puede preocupar a uno, mayormente con los pitchers jóvenes, es que vayan a verse abrumados por la enormidad de la situación", expresó el manager de los Reales, Ned Yost. "Pero no tengo ninguna preocupación de que eso le vaya a pasar a él. Sabemos la clase de material que tiene. Sabemos de su habilidad para competir. Sabemos de su habilidad atlética en el montículo.

"Es asombrosa su confianza", continuó Yost, quien intenta ganar su primera Serie Mundial como piloto. "Cuando entras a ese clubhouse, él te mira los ojos con una expresión que dice, 'Estoy listo para esto'".

Definitivamente, Ventura confía en sí mismo. Y también en la capacidad de los Reales de reaccionar y obligar un séptimo juego de la serie para el miércoles.

"Estamos en casa y tenemos todo el apoyo de los fanáticos", dijo el dominicano. "Los muchachos van a jugar fuerte como lo hemos hecho el año entero.

"Todavía no hemos perdido. No hemos perdido hasta que nos hagan el último out".