A Shields le urge mejorar por Reales en el Juego 5

SAN FRANCISCO -- Durante esta Serie Mundial, James Shields ha afirmado en varias ocasiones que está bien físicamente y que no está cansado luego de tirar un total de 246.0 entradas en el 2014.

De ser cierto lo dicho por el abridor de los Reales, la causa de sus problemas en esta postemporada es de otra índole, sea mecánica o mental-o las dos cosas.

Sea lo que sea la realidad, Shields busca mejorar para el Juego 5 del Clásico de Otoño el domingo en San Francisco, con Kansas City y San Francisco empatados a dos victorias por bando.

"Simplemente tendré que ejecutar mis pitcheos", dijo Shields. "Eso es todo".

Eso es justamente lo que no ha hecho el diestro en el mes de octubre. En cuatro aperturas de playoffs/Serie Mundial este año, Shields lleva efectividad de 7.11 en 19.0 entradas, en las que ha permitido 28 hits-incluyendo cuatro jonrones.

El martes en el Juego 1 de la serie vs. los Gigantes, Shields concedió siete imparables y cinco carreras en apenas 3.0 innings para cargar con la derrota.

De cara a su salida del domingo, Shields ha expresado que su trabajo con el coach de pitcheo Dave Eiland lo ha ayudado a arreglar algunas fallas en su mecánica.

"Dave y yo tuvimos muy buena sesión del bullpen", manifestó el lanzador de 32 años, quien tuvo marca de 14-8 y promedio de carreras limpias de 3.21 en la campaña regular. Yo estaba apurándome hacia el plato y abriéndome sin control (en sus últimas presentaciones).

"Arreglamos algunas cosas mecánicas y espero que eso se vea en el partido".

Entre los problemas mecánicos en particular, Shields mencionó moverse de un lado al otro en su movimiento al lanzar, en vez de directo al plato.

"Espero poder crear un mejor ángulo y que mis lanzamientos en cambio le sigan eso".

Shields, adquirido de los Rays en diciembre del 2012 y programado para convertirse en agente libre el próximo mes, tiene el apodo de "Big Game", es decir, de poder lanzar en "grandes juegos". Pero la realidad es que ha hecho eso muy poco en los últimos años, por lo menos en octubre.

Desde los playoffs del 2010, el californiano ha permitido 26 carreras limpias y 40 hits en 28.1 entradas lanzadas en postemporada. Pero el veterano insiste en que estará listo para el reto del domingo.

"He estado en este escenario antes", dijo Shields. "Sé exactamente cómo debo sentirme cuando estoy ahí. Creo que esta vez no voy a estar con ese exceso de energía y trataré de controlar las emociones".

Shields habla como un lanzador confiado de cara a su última apertura del año-y probablemente su última salida vistiendo el uniforme de los Reales.

Su manager Ned Yost también confía en él, a pesar de los tropezones en octubre.

"Lo he visto pitchar en unas 65 aperturas", expresó el piloto. "Sé la clase de lanzador que es. Sé de su competitividad. Sé de su ética de trabajo.

"Por más que ustedes piensen que estos muchachos vayan a dominar en cada oportunidad, no lo van a hacer. Son seres humanos. Pero sé que (el domingo) cuando él se suba al montículo, va a estar listo tanto física como mentalmente para competir y brindarnos su mejor esfuerzo. Es lo único que le puedo pedir".