Creer en sí mismo es la clave del éxito para Petit

Creer en sí mismo es la clave del éxito para Petit

SAN FRANCISCO - A Hunter Pence le da escalofrío de solamente pensar en la increíble efectividad que ha desplegado el derecho venezolano Yusmeiro Petit a lo largo de toda la campaña de 2014 y especialmente en su postemporada de ensueño.

Bruce Bochy aún considera que de no haber sido por aquellos seis episodios en salsa blanca de Petit en un maratónico partido de 18 entradas en blanco en la Serie Divisional en la Capital, a lo mejor los Gigantes de San Francisco ni siquiera estuvieran en la Serie Mundial.

Tal es el concepto de todo el plantel de San Francisco sobre el humilde derecho venezolano. Y nadie puede imaginar cómo un lanzador que tenía tan poco renombre al punto de que la presente es su primera temporada completa en las Ligas Mayores ha podido hilvanar un 2014 tan fantástico.

"Lo que ha hecho Yusmeiro es simplemente fabuloso", elogió Pence, uno de los baluartes de la ofensiva de los Gigantes. "Es uno de los héroes menos reconocidos de todo el equipo".

Petit, que había derretido a los artilleros de los Nacionales de Washington y los Cardenales de San Luis igualito como quedaría un trozo de mantequilla después de entrar en contacto con un cuchillo caliente, hizo de nuevo de las suyas el sábado por la noche frente a los Reales de Kansas City, en un partido que parecía irse por el alcantarillado para los campeones de la Liga Nacional.

Con un marcador adverso de 4-1 y un abridor Ryan Vogelsong tambaleante, los Gigantes parecían destinados a la hecatombe ante un lleno completo de 43,066 espectadores. Ya habían perdido la noche previa y un revés más los hubiese colocado a las huellas de un abismo del cual han retornado muy pocos equipos en la historia de la finalísima beisbolera.

No obstante, Petit pintó de blanco a los Nacionales en tres episodios para defender su castillo de los embates del enemigo lo suficiente hasta que volvió con renovados bríos la artillería local para voltear la tortilla y convertir un 4-1 angustioso en contra en un 11-4 a favor con sabor a gloria.

Bochy asegura que lo que ha hecho en la postemporada Petit, que ahora suma 12 capítulos sin permitir carrera alguna, eclipsa totalmente su ya fabuloso récord de Grandes Ligas de 46 bateadores retirados de manera consecutiva en la temporada regular.

"Diría que sí [es mucho más importante] por el escenario en el que lanza ahora", calificó Bochy. "Esto es asombroso. Y lo fantástico es que sigue haciendo a este nivel lo mismo que en la temporada. Aquel juego en Washington, si él no lo gana, hubiéramos estado cuesta arriba. Nos sentimos afortunados de contar con un tipo que brilla de esa manera cuando las cosas no están resultando muy bien para nosotros".

Aquel juego de Washington es precisamente la inspiración de la cual se ha nutrido Petit para hilvanar una postemporada sensacional con la franela del elenco de naranja y negro.

"Creo que una de las cosas más importantes ha sido creer en mí mismo", filosofó Petit a una pregunta de LasMayores.com "Esa confianza se ha venido acumulando desde el juego en Washington. Como relevo, uno debe tratar de confiar de que uno puede hacer el trabajo".

Y qué clase de trabajo ha realizado Petit, que se alternó como abridor ocasional y relevista largo de los Gigantes a lo largo de la temporada. En cada una de sus apariciones en los playoffs ha trabajado en por lo menos tres episodios. En sus 12 capítulos de relevo, solamente le han pegado cuatro hits, con cuatro boletos y 13 ponchados.

Uno pudiera imaginarse que llega un instante en el cual se cree invencible un serpentinero que atraviesa por semejante racha.

"Sí, puede llegar ese momento, pero son cosas de la pelota", analizó Petit para los lectores de nuestro hogar beisbolero. "Uno sabe que vive un momento que debe aprovechar. La pelota se voltea y te pueden salir las cosas mal. Hay que agradecer a Dios por esta etapa buena".

De la victoria sabatina, Petit acentuó lo importante que era venir de abajo para rescatar un triunfo porque de lo contrario la Serie Mundial pudo habérsele puesto bien fea a los Gigantes. "Era muy importante para nosotros, porque con una victoria el sábado y otra el domingo solamente tenemos que buscar una en Kansas City y no dos", puntualizó Petit. "Era crucial aprovechar que estamos en casa, donde le quitamos un bateador [designado] a ellos. Y cuando vayamos a Kansas City no va a ser igual porque ese bateador ya ha perdido cinco días [de acción]".

La contribución de Petit a la victoria sabatina fue por todos los ángulos posibles porque hasta se dio el lujo de pegarle un imparable al abridor zurdo de los campeones de la Liga Americana, Jason Vargas.

"Estuve concentrado porque sé que es un pitcher difícil", comentó Petit con una sonrisa a flor de labios. "Sé que tiene buen cambio y me quedé atrás para tratar de caerle encima y hacer buen contacto. Creo que fue importante porque les damos un mensaje a ellos, de que no pueden dejar mucho tiempo a su abridor. Lo pudimos sacar temprano".

Por sobre todas las cosas, Petit se siente contento de aprovechar la oportunidad que le ha dado Bochy y de compartir su etapa exitosa con todos los peloteros latinoamericanos que tienen los Gigantes, especialmente uno de los grupos de venezolanos más nutridos de la historia de la Serie Mundial.

"Ha sido bien importante el aporte de Pablo [Sandoval], Grégor [Blanco] y [Jean] Machí y del otro lado también han sobresalido Omar Infante, Alcides Escobar y Salvador Pérez", agradeció Petit.

"De lado a lado hay venezolanos que juegan buen papel con los equipos que están en la Serie Mundial y de ese modo podemos decirle al mundo que nuestro país produce buenos peloteros".