Los Reales siguen bien de ánimo de cara al Juego 5

SAN FRANCISCO - El sábado por la noche, los Reales de Kansas City se subieron a una montaña rusa de emociones.

En el tercer episodio del Juego 4 de la Serie Mundial, Kansas City anotó cuatro carreras frente a Ryan Vogelsong para irse arriba 4-1 en el partido. El equipo de Ned Yost ya olía una ventaja de 3-1 en la serie sobre los Gigantes.

Pero todo se vino abajo para los campeones de la Liga Americana entre el quinto y el séptimo, lapso en que San Francisco anotó un total de nueve carreras para hundir por 11-4 a los Reales y empatar las hostilidades a dos victorias por bando.

Ahora la serie se reduce a un choque al mejor de tres, con dos de los partidos programados para jugarse en el Kauffman Stadium de Kansas City. En ese sentido, los Reales no ven las cosas tan oscuras.

"Hombre, dentro de mí, secretamente, había esperado que esta serie se fuera a los siete juegos por las emociones y lo divertido que es", dijo el piloto Yost, cuyo trío terrible de relevistas-el dominicano Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland-está descansado luego de no tirar el sábado. "Parece que así puede ser"..

Durante todo el año, y sobre todo en esta postemporada, los Reales han superado múltiples obstáculos para estar a dos triunfos de una corona. No van a dejar que la derrota del sábado cambie su determinación de seguir adelante y volver a Kansas City con una ventaja en la serie.

"Ya nos olvidamos de éste", dijo en ese sentido el tercera base del equipo, Mike Moustakas. "Está en los libros. No podemos hacer nada al respecto. Fue un gran juego. Ellos regresaron y nosotros simple y llanamente no hicimos el trabajo".

El domingo, con James Shields en un duelo monticular con el zurdo Madison Bumgarner, los Reales tratarán de evitar su primera racha de derrotas en este mes.

"A venir (el domingo) con el mismo ánimo, pase lo que pase", dijo sobre el Juego 5 el torpedero de los Reales, el venezolano Alcides Escobar, quien batea .353 en la serie. "Con todo y la derrota, volvemos a Kansas, que es bien importante para nosotros.

"(El quinto) va a ser un juego importante, el más importante de la ronda final, porque el que tome la ventaja va a tener un paso extra para el campeonato".

En el clubhouse de Kansas City, no se vio a nadie cabizbajo, a pesar del colapso total de los relevistas Brandon Finnegan y Tim Collins en el partido del sábado.

"Por eso se llama béisbol. Nada está definido", expresó Escobar. "Aquí entre todos nosotros siempre nos damos ánimo, a ver lo que pasa".

Si alguien en marzo le hubiera dicho a Yost que para el 26 de octubre su tropa estaría empatada 2-2 en la Serie Mundial del 2014, el capataz seguramente hubiera aceptado ese trato. Así lo ve el timonel en estos momentos.

"Nos aplastaron, pero se trata del Juego 4 de la Serie Mundial", dijo Yost. "Estamos empatados 2-2. ¿Quieren algo más divertido que eso? No hay nada mejor en el mundo.

"Nunca me he sentido tan bien con recibir esa clase de paliza, porque estamos empatados 2-2. Es una serie fenomenal. Es emocionante. Es divertido y tenemos otro gran partido el domingo que podemos jugar".