Cada inning es como el noveno para Sergio Romo

SAN FRANCISCO - Sergio Romo, cerrador estelar de los Gigantes de San Francisco en la Serie Mundial de 2012 frente a los Tigres de Detroit, ya no tiene esa tarea en el Clásico de Octubre de 2014, pero para el derecho de ascendencia mexicana eso no es importante por cuanto considera que cada inning es como si estuviera apagando fuegos en el noveno capítulo.

"Me cambiaron la entrada, pero no pararon la confianza que tienen en mí", aseguró el relevista famoso por sus envíos en slider tan venenosos para los bateadores contrarios. "Yo les devuelvo ese respeto que me tienen con mi esfuerzo, con mis deseos de seguir lanzando bien. Soy solamente una parte de algo mucho más grande".

Fiel a sus palabras, Romo, que debutó en el Béisbol de Lujo precisamente con la franquicia de naranja y negro en 2008, hizo historia el viernes en el tercer juego de la Serie Mundial, al ponchar a tres bateadores en apenas 1.1 episodios a partir del séptimo captítulo para mantener para ese momento bien cerradito el partido ganado por los Reales de Kansas City apenas por una carrera de diferencia.

La hazaña de Romo es singular porque fue solamente la trigésima ocasión en la historia de la Serie Mundial que un serpentinero poncha a tres bateadores en no más de 1.1 episodios de trabajo y el derecho de los Gigantes es el único que lo ha logrado con el equipo que tiene su base en la Bahía. La vez previa data del cuarto y último partido del Clásico de Octubre de 2012 frente a los Tigres.

De hecho, solamente tres lanzadores en la historia de la pelota lo han hecho en dos ocasiones en la Serie Mundial. Los otros dos han sido Ryan Madson, de los Filis deFiladelfia, en el cuarto partido de 2008 y segundo de 2009, y Trevor Rosenthal, en los desafios segundo y sexto de la justa de 2013 con los Cardenales de San Luis.

"Me considero privilegiado de haber tenido de oportunidad de lanzar en tres Series Mundiales en mi carrera", manifestó Romo a poco de iniciarse la actual fiesta beisbolera. "Todavía no lo puedo creer. En este equipo hay compañeros que tuvieron que esperar más de 10 y hasta 15 años [como el estelar abridor Tim Hudson] para pasar de la primera ronda. La última vez le tocó a [el segunda base venezolano] Marco Scutaro.

Muy pocos serpentineros han tenido la satisfacción de salvar tres o más encuentros en un Clásico de Octubre. Romo, que concluyó la Serie de 2012 con un tremendo ponche al poderoso venezolano Miguel Cabrera, es uno de ellos.

"Es la buena suerte que me ha tocado en mi carrera", prosiguió Romo, que inició la temporada de 2014 como cerrador de los Gigantes y la concluyó como el hombre que le preparaba el camino al dominicano Santiago Casilla. "Por eso nada lo tomo por descontado. Wow. Lo aprecio todo".

A lo largo de su trayectoria, Romo ha demostrado que puede hacer el trabajo que le encomiende el dirigente Bruce Bochy, bien para sacar outs en la aurora de un desafío o para asegurar la victoria de San Francisco en el inning de recoger bates y pelotas.

"Mi trabajo es venir a lanzar strikes, a sacar outs", puntualizó Romo. "Si el manager me tiene confianza en esa entrada, soy el mero, mero de ese inning. Yo soy el mejor de esos momentos porque nadie más está pitcheando. En esos momentos no hay nadie mejor que yo".

Aquella confianza que comenzó a ganar cuando debutó en las Grandes Ligas la mantiene por las nubes y por eso, en las buenas y en las manos, Bochy lo conserva como una de las principales piezas de su cuerpo de relevistas.