Jason Vargas busca continuar dominando en octubre

SAN FRANCISCO - Hace cuatro años, Jason Vargas tenía ganas de presenciar un juego de la Serie Mundial por primera vez en su vida. Hasta ese entonces, ni había olido postemporada en su carrera con los Marlins, Mets y Marineros.

El zurdo decidió montarse en un avión e ir de su casa en Arizona a San Francisco para ver como fanático en el AT&T Park el Juego 1 del Clásico de Otoño del 2010 entre los Gigantes y los Rangers.

Aquella noche, San Francisco le ganó fácilmente Texas. El sábado, Vargas querrá una victoria del visitante como lanzador abridor de los Reales contra los Gigantes aquí en el Juego 4 de la Serie Mundial del 2014.

"Fue un ambiente eléctrico", recordó Vargas sobre su experiencia en el AT&T Park hace cuatro años. "Los fans están aquí y quieren ver ganar a su equipo. Nosotros esperamos frenar eso".

En la presente postemporada, Vargas sí ha podido frenar la oposición hasta ahora. En dos salidas--una contra los Angelinos en la ronda divisional y otra vs. los Orioles en la Serie de Campeonato de la Liga Americana--el serpentinero ha tirado un total de 11.1 innings, en los que ha permitido tres carreras (EFE de 2.38). Fue el lanzador ganador en el decisivo Juego 4 de la serie ante Baltimore, cuando los Reales conquistaron su primer banderín de la Liga Americana desde 1985.

Dicha actuación ha venido después de un septiembre para el olvido. El mes pasado, Vargas tuvo efectividad de 6.57 en cinco aperturas.

Entonces, ¿qué ha pasado entre septiembre y octubre?

"Aparte del trabajo en el bullpen, fueron ajustes de algunas cosas no tan extraordinarias; se trató de volver al sendero positivo y hacer más sesiones entre salidas para trabajar algunos aspectos en los que no habíamos hecho.

"Entonces, en estos momentos nos sentidos afortunados de que se hayan solucionado", continuó. "Ahora es cuestión de ejecutar nuestros planes de juego".

Vargas, quien lleva promedio de carreras de 3.15 de por vida en tres aperturas contra los Gigantes, podría tener una ventaja lanzando en el espacioso AT&T Park. Desde el 2010, el californiano lleva la 14ta menor proporción de rodados por elevados en Grandes Ligas. Es decir, los bateadores le conectan muchos flys que podrían ser alcanzados por los veloces jardineros de los Reales.

Sin embargo, Vargas afirma que esa clase de factores no afectan su estrategia.

"No cambia mi mentalidad", dijo el lanzador de 31 años. "Obviamente, puede haber algunas cosas que tal vez hagas diferente en el transcurso de un juego, pero básicamente voy a tratar de hacer lo mismo de siempre".

Y lo de siempre, por supuesto, es estudiar de manera meticulosa la oposición para llegar al partido con una estrategia bien formulada ante San Francisco.

"Ellos tienen bastante buen lineup", dijo Vargas. "Si no estás preparado para enfrentarte a un equipo como éste, va a ser un día muy largo.

"Al igual que ellos hacen su tarea, nosotros hacemos nuestra tarea. Todos saldremos con nuestro plan de juego a ver quién se llevará la mejor parte".

El manager de Kansas City, Ned Yost, confía en que Vargas seguirá su buen paso durante el mes de octubre.

"Es un muchacho que fue consistente para nosotros durante todo el año", dijo el piloto. "Tuvo algunos problemas en septiembre, pero mucho de eso fue por cuestiones de mecánica y él ya hizo el ajuste.

"Tuvo una gran salida contra Anaheim, tuvo una gran salida vs. Baltimore y buscaremos que haga lo mismo (el sábado)".