Ramillete de inmortales engalana la Serie Mundial

SAN FRANCISCO - El Templo de los Inmortales de las Grandes Ligas tuvo una de sus representaciones más altas para un encuentro de postemporada en el tercer juego de la Serie Mundial de 2014 entre los Reales de Kansas City y los Gigantes de San Francisco celebrado en el AT&T Park.

En este sentido, 12 inquilinos del Salón de la Fama acudieron a ver el partido celebrado ante una concurrencia plena de 43,020 espectadores al hacerse acto de presencia Hank Aaron, Willie Mays, Frank Robinson, Willie McCovey, Rickey Henderson, el puertorriqueño Orlando Cepeda, Gaylord Perry, Tony La Russa, el dominicano Juan Marichal, Joe Torre, George Brett y Dave Winfield.

Mays, McCovey, Cepeda, Perry y Marichal, integrantes del Salón de la Fama que brillaron fundamentalmente con el uniforme de los Gigantes, fueron homenajeados antes del partido ante el regocijo de la emocionada concurrencia.

Asímismo, las viudas de los inmortales Roberto Clemente y Tony Gwynn, Vera Clemente y Alicia Gwynn, respectivamente, representaron a sus esposos. La memoria del Cometa de Carolina, Puerto Rico, fue honrada por la entrega del premio que lleva su nombre y se le rindió homenaje antes del encuentro al fabuloso bateador zurdo de los Padres de San Diego que obtuviera ocho coronas de bateo en la Liga Nacional.