Un Tim Lincecum en salud puede ser clave para S.F.

SAN FRANCISCO - Los Gigantes de San Francisco recibieron noticias doblemente satisfactorias antes del tercer juego de la Serie Mundial: Tim Lincecum no sufre de lesión alguna y el dirigente Bruce Bochy aseguró que no temería usarlo en una situación de apremio.

"Salió todo bien", proclamó Bochy. "Fue un Examen de Resonancia Magnética (MRI) limpio. De manera que está listo para lanzar. Saldrá a soltar el brazo y hablaremos con él luego a ver cómo se siente. Lo usaremos si lo necesitamos hoy".

El derecho de 30 años de edad salió del segundo partido de la Serie Mundial con lo que fuera diagnosticado originalmente como rigidez en la espalda. Bochy nunca perdió la confianza de que se recuperaría porque así se lo había asegurado el pitcher nativo de Bellevue, Washington, horas más tarde de su incidente físico.

Dadas las circunstancias, es que como si los Gigantes hubiesen adquirido otro brazo para su cuerpo de relevistas porque hace 48 horas ni siquieran tenían una idea de cómo trabajaría Lincecum luego de no haber lanzado desde el 28 de septiembre, pero luego de sus 1.2 episodios en Kauffman Stadium saben que pueden contar con sus servicios a la hora buena como lo hicieron en 2012.

"No me voy a sentir mal si tengo que usarlo en una situación apremiante", analizó Bochy, a sabiendas de que los también derechos Hunter Strickland y el venezolano Jean Machí no han tenido actuaciones sobresalientes recientes. "Es bueno que hubiera salido a trabajar un poco [en Kansas City]. Si lo uso ahora, existirá un mayor sentido de comodidad tanto para nosotros como para él".

La recuperación de Lincecum le da una importante variante a Bochy, que tiene también el recurso de un descansado Yusmeiro Petit, venezolano que en nueve entradas no ha permitido carrera alguna en la actual postemporada.

"Como dirigente, uno nunca deja de pensar en las opciones que pueda tener", agregó Bochy. "Esos dos [Lincecum y Petit] entran en juego [si necesita un relevo tempranero] y si tenemos que apelar temprano a Jeremy [Affeldt] también lo haremos".

Ganador de dos premios Cy Young como abridor, Lincecum fue mucho más que una simple opción en 2012, cuando fue una carta firme como relevista, especialmente en la Serie Divisional frente a los Rojos de Cincinnati (1-0, 1.42, con una sola carrera limpia permitida en 6.1 episodios en dos partidos) y la Serie Mundial ante los Tigres de Detroit (0.00 de promedio de carreras limpias permitidas en 4.2 capítulos en dos encuentros de trabajo).