Fanático de los Marlins se hace famoso en la S.M.

MIAMI -- Era imposible no verlo. Sentado en primera fila detrás del plato en medio de un mar azul de camisetas de los Reales, la figura de un hombre vestido con una camiseta naranja de los Marlins de Miami llamó la atención en los dos primeros partidos de la Serie Mundial en Kansas City.

Se trata de Laurence Leavy, un abogado de Miami que tiene como hobby viajar a eventos deportivos, siempre vestido con su camiseta de los Marlins. Leavy dijo que un funcionario de los Reales se le acercó y ofreció que se moviera al palco del dueño del equipo, pero Leavy declinó.

"El tipo dijo, `el dueño no está muy contento, piensa que eres una distracción para los fanáticos'", relató Leavy el viernes. "Yo no quería moverme, pagué un montón de dinero por ese asiento".

Después de aparecer en televisión nacional durante dos noches, Leavy se convirtió en una celebridad. Dijo que desde que empezó la Serie Mundial, sus seguidor es en Twitter aumentaron de 175 a 6.800.

"Todas las cadenas coreanas y japonesas que siguen el béisbol estadounidense me han estado llamando desde hace dos días pidiéndome una entrevista", señaló.

El oriundo del sur de la Florida, de 58 años, se describió como un fanático de los deportes que puede viajar a partidos por todo el país porque no tiene esposa ni hijos.

"Una día me di cuenta qué me haría feliz, hacer en persona las cosas que veía por televisión", recordó.

Desde hace 15 años viaja a eventos deportivos, comprando los boletos por internet. Leavy fue a la Serie Mundial del año pasado, y a las series de campeonato de la Americana y Nacional este año. En 2014 también fue a 18 partidos de playoffs de la NBA en 20 días.

Leavy se dedica a atender casos de compensación laboral, y principalmente trabaja fuera de la oficina.

Y ya sea que esté en un partido de béisbol, fútbol americano, tenis o golf, Leavy siempre utiliza la camiseta naranja de los Marlins. Dijo que tiene seis camisetas, y que las considera como amuleto de buena suerte desde que utilizó una en un partido de playoffs que el Heat de Miami remontó para ganar.

Leavy tiene abono de temporada de los Marlins desde su primer año de existencia en 1993. Siempre trata de sentarse en la primera fila detrás del plato, los que considera como los mejores asientos.

Por eso rechazó la oferta de los Reales para cambiar su puesto, aunque le ofrecieron una camiseta de Kansas City, un bate y una bola firmada por el equipo. La oferta fue en el sexto inning del primer partido.

"Si me voy al palco del dueño, mis amigos no podrían verme", comentó. "Y no creo que hubiese disfrutado el partido allá arriba".

Leavy habló por teléfono desde Las Vegas, y se dirigía a San Francisco para el tercer partido el viernes por la noche.

Indicó que ya tiene boletos para el sexto y séptimo juegos en Kansas City, si es que la serie regresa tras los próximos tres partidos en San Francisco.

"Debo estar en el mismo lugar, lo que seguramente no le gustará a los Reales", señaló. "Pero no me importa".