Hudson emocionado pero tranquilo de cara al Juego 3

SAN FRANCISCO - Abrir por primera vez en un juego de Serie Mundial luego de esperarlo tanto a través de una trayectoria en las Grandes Ligas iniciada en 1999 tiene que ser una dramática experiencia como para comerse las uñas hasta los codos, sea quien fuera el lanzador en referencia.

Tim Hudson, el hombre que va a tomar la pelota por los Gigantes de San Francisco al reanudarse la Serie Mundial de 2014 el viernes en el AT&T Park frente a los Reales de Kansas City, asegura que va estar emocionado, bien emocionado, pero que habrá dormido la noche previa como un bebé recién nacido.

"Yo duermo bien todas las noches, usted se lo puede preguntar a mi esposa", proclamó Hudson en medio de una sonrisa, al referirse a lo que prácticamente es el primer partido de una serie de cinco, ya que hasta ahora el tradicional Clásico de Octubre está igualado a una victoria por bando.

"La emoción que siento cuando me preparo para un juego normal es más o menos la que tengo ahora", reveló Hudson, que cada vez que se sube a la lomita en la postemporada de 2014 abre nuevos senderos en una fabulosa carrera. "¿Cambiará eso mañana [el viernes]? Probablemente no sería humano si eso no ocurriera. Pero mi rutina de trabajo es la misma y todo marcha bien, con excepción de cosas como ésta. Usualmente no tengo este tipo de Conferencia de Prensa".

Hasta ahora, las aperturas de Hudson en la postemporada de 2014 han sido contrastantes. Tiró una perla de pitcheo frente a los Nacionales de Washington en aquel maratónico juego de 18 episodios enel que solamente permitió una carrera en 7.1 innings, pero en la Serie de Campeonato frente a los Cardenales de San Luis le anotaron cuatro veces en 6.1 capítulos.

Una combinación de ambos esfuerzos, especialmente si puede trabajar de nuevo seis tramos o más, sería en extremo grato para el cuerpo de lanzadores de los Gigantes porque le permitiría al dirigente Bruce Bochy maniobrar mejor con un elenco de relevistas usualmente bien efectivo en el tercio final de cada encuentro.

Bochy sabe que Hudson estará bien emocionado y el dirigente de los Gigantes le da la bienvenida a ese tipo de experiencias porque sabe que todo el equipo se va a unir como en solo hombre para apoyar al veterano.

"Cuando ganamos el banderín de la Liga Nacional se notaba que estaba emocionado y quiero decir con ésto que lo exteriorizó bastante", recordó Bochy. "Es grato ganar y uno se siente bien por los aficionados, por los amigos, por la familia, pero más por tus compañeros que están aquí y que no habían podido saborear antes este tipo de satisfacciones".

El manager de la novena de naranja y negro resaltó la importancia de un tercer juego de la Serie Mundial, pero por sobre todas las cosas se siente bien contento de que Hudson tenga la oportunidad de abrirlo luego de toda una trayectoria en la que estuvo hambriento por este tipo de eventos.

"Primero que nada, estoy emocionado de que él pueda lanzar en este escenario", recalcó Bochy. "Ha tenido una carrera increíble y no puedo estar más contento por ver que finalmente pueda estar presente en una Serie Mundial. Todos nuestros peloteros sienten lo mismo. Cuando él se suba a la lomita, yo me voy a emocionar también. Va a ser un momento especial".

En esa noche de emociones, empero, Bochy, Hudson y el resto de los Gigantes sabe que necesitarán concentrarse en unos Reales que de un momento a otro pueden colocar una pila de carreras en la pizarra, fundamentalmente por su despliegue de velocidad en las bases.

"Eso puede ser un problema si permites que lo sea", filosofó Hudson del juego rápido de los campeones de la Liga Americana. "Pienso que esas son cosas que soy capaz de controlar la mayor parte del tiempo. Obviamente, uno no se puede echar a dormir, o ponerse a soñar despierto contra estos tipos porque te pueden robar unas cuantas almohadillas".

¿Qué tan crucial es el partido del viernes? Bueno. A Bochy le han preguntado tanto eso sobre encuentros de esta naturaleza que ya no le queda otra cosa que sonreírse cuando responde a esas interrogantes.

"Sí, estoy tratando de pensar ahora desde cuando comenzó esta pregunta de qué tan importante es este juego y creo que eso inició como en agosto", indicó en medio de una carcajada Bochy. "Eso nunca cambia aqui. El primer juego [de la Serie Mundial] era importante. Pensábamos que el segundo lo era y este lo será también. Es bueno retornar a casa, pero nosotros no vamos a cambiar cómo jugamos y ellos tampoco. Todos y cada uno de los partidos son importantes en una serie".