Kimbrel reconocido con el Premio Trevor Hoffman

Kimbrel reconocido con el Premio Trevor Hoffman

KANSAS CIY -- Greg Holland y Craig Kimbrel, dos de los mejores taponeros de lo que va de la década, acaban de estrenar en Kansas City una placa anual dedicada a los mejores relevistas y que lleva desde ahora mismo el nombre de los máximos apagafuegos de la historia: el panameño Mariano Rivera y Trevor Hoffman.

"De ahora en adelante, el mejor relevista de la Liga Americana recibirá anualmente el Premio Mariano Rivera y el de la Liga Nacional será conmemorado con el Premio Trevor Hoffman", informó el ejecutivo en jefe de las Grandes Ligas, Rob Manfred, minutos antes de celebrarse el miércoles el segundo juego de la Serie Mundial entre los Gigantes de San Francisco y los Reales de Kansas City.

Los nuevos premios son promovidos por la propia iniciativa del Comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, por considerar que los relevistas deben ser honrados con un galardón cada año a la altura de la importancia de sus exigentes faenas.

Tanto Rivera como Hoffman han estado involucrados directamente en la cristalización de la idea, según lo informado por Manfred. Y gracias a la ayuda de ellos, bomberos integrantes del Salón de la Fama como Dennis Eckersley, Goose Gossage, Rollie Fingers y Bruce Sutter, así como Lee Smith, Billy Wagner y John Franco, tres de los cinco grandes en la lista de salvados de todos los tiempos, estarán en el proceso de definición de cada premio.

Holland, que se presentó uniformado a la ceremonia porque se estaba preparando para el partido del miércoles en Kauffman Stadium, conquistó el Premio Rivera de la Liga Americana al cerrar la campaña con 1.44 de efectividad y 46 juegos salvados en 48 oportunidades.

"Si uno puede llegar a decir al final de su carrera que ha logrado por lo menos una cuarta parte de lo que hizo Rivera, dentro y fuera del terreno, podría considerar que ha tenido éxito", declaró con humildad Holland, que aparte de su rendimiento en la campaña regular ha disfrutado de un éxito envidiable en los Play-Offs.

Kimbrel, que dijo sentir envidia porque Holland todavía podía usar su uniforme en 2014en un momento soñado por todo pelotero, se apuntó el Premio Hoffman o de la Liga Nacional por una contienda con los Bravos de Atlanta en la cual hizo efectivas 47 de 51 oportunidades de salvamento, además de lograr un excelente promedio de carreras limpias permitidas de 1.61.

"Tenía dudas de presentarme o no por disputarse una Serie Mundial de la cual no soy parte, pero en respeto de que los premios llevan el nombre de Trevor Hoffman y Mariano Rivera era imperativo que viniera a recibirlo", indicó Kimbrel.

Los dos lanzadores hablaron en superlativo el uno del otro, instantes después de hacer historia por la obtención de su respectivo premio, caracterizado por una enorme placa bronceada y rectangular que lleva impresos sus nombres, los de Hoffman y Rivera y sus estadísticas a lo largo de la contienda en curso.

"Pareciera que él salva como 50 juegos todos los años", conceptuó Holland, lleno de admiración por Kimbrel. "Uno necesita estar al tope de su juego durante 162 partidos todos los años para lograr eso".

"Greg es parte de que su equipo esté actualmente en l,a Serie Mundial", contrapunteó Kimbrel. "Convirtió casi todas sus oportunidades este año. Lo hace con tal perfección que pareciera que este trabajo fuera fácil".

Con la otorgación de los Premios Rivera y Hoffman, los relevistas tienen ahora cada año un estímulo que pudiera adquirir con el tiempo la misma relevancia que los galardones oficiales de Jugador Más Valioso, Cy Young, Manager del Año y Novato del Año, otorgados tradicionalmente por votación de la Asociación de Periodistas de Béisbol (BBWAA por sus siglas en inglés).