Pablo Sandoval luce estar otra vez en "modo Panda"

Pablo Sandoval luce estar otra vez en

KANSAS CITY, Missouri -- Los Gigantes de San Francisco se percataron que Pablo Sandoval se encontraba otra vez en el "modo Panda" este octubre porque el venezolano estaba un poco más calmado.

"Está más quieto de lo habitual", comentó Gregor Blanco, su compatriota venezolano y jardinero central de los Gigantes. "Cuando está así en octubre, ahí sabes que viene en serio. Yo no sé qué es lo que hace, pero cuando viene octubre se cierra. Sabe que es su momento".

En su primer viaje al plato de la Serie Mundial, Sandoval empalmó un doblete ante James Shields, el as de los Reales, abriendo el marcador en el estadio Kauffman.

Sandoval acabó de 5-2 con una carrera anotada y dos empujadas dentro la victoria el martes por 7-1 sobre los Reales de Kansas City en la apertura de la Serie Mundial.

Hace dos años, en San Francisco, Sandoval también arrancó a todo vapor, mejor dicho de manera descomunal. Frente a otro as como víctima, en ese caso Justin Verlander, el tercera base sacudió tres jonrones en el primer juego.

Los Gigantes se encaminaron a una barrida en ese Clásico de Otoño ante los Tigres de Detroit, y Sandoval fue galardonado como el Jugador Más Valioso.

"Me hablan de marcas y rachas, pero la verdad es que sólo estoy pensando en hacer mi trabajo, ayudar a que mi equipo gane. Ese es mi gran objetivo", dijo Sandoval. "Me divierto en el terreno y así ha sido en todo mi trayecto en la postemporada".

Con su hit en el primer inning, Sandoval logró extender su racha de juegos consecutivos embasándose en la postemporada, ahora en 24. El "Kung Fu Panda" puso en marcha esa racha en el cuarto juego de la serie de primera ronda de la Liga Nacional en 2012, y acumula un promedio de .376 (38 hits en 101 turnos) desde entonces, con nueve dobles, seis jonrones y 16 empujadas.

"Estas son experiencias inolvidables", dijo Sandoval.

Sólo es superado por el venezolano Miguel Cabrera (31), Chase Utley (27) y Boog Powell (25). Sandoval quedó igualado con el puertorriqueño Carlos Beltrán y el panameño Carlos Ruiz.

En su primera Serie Mundial, en 2010, Sandoval sólo tuvo tres turnos, al verse relegado a la banca tras una floja temporada regular.

Dos años después, se estableció como lo es ahora: un bateador imparable en octubre.

"La primera Serie Mundial fue de aprendizaje, la segunda de revancha y esta tercera es para disfrutarla", sintetizó Sandoval sobre su trayectoria.

A sus 28 años, Sandoval se puede declarar agente libre tras la Serie Mundial, y sabe torear las preguntas sobre su futuro: "Ahora no puedo pensar en mí, pienso en mis compañeros. Que sea lo que Dios quiera".