Infante busca cambiar su suerte en Series Mundiales

Infante busca cambiar su suerte en Series Mundiales

KANSAS CITY -- Antes del 2014, la última participación de Omar Infante en un Clásico de Otoño fue una experiencia bien dolorosa-en sentido figurativo y sentido concreto.

Durante el noveno inning del Juego 4 de lo que sería una barrida sufrida a manos de los mismos Gigantes de San Francisco en la Serie Mundial del 2012, el venezolano fue golpeado en la mano derecha por un lanzamiento del dominicano Santiago Casilla.

El resultado físico fue una fractura en dicha mano. El resultado anímico fue una segunda derrota en Serie Mundial para Infante, ambas vistiendo el uniforme de los Tigres de Detroit.

En sus dos participaciones en Clásicos de Otoño-en el 2006 y el 2012-los equipos de Infante han ganado un solo partido en nueve choques, primero contra los Cardenales y hace dos años ante los Gigantes.

Ahora Infante, quien firmó un contrato de cuatro años y US$30.25 millones con los Reales durante el invierno del 2013-14, quiere cambiar su suerte en Serie Mundial con Kansas City contra San Francisco.

"Le pido a Dios todos los días que ojalá y así sea", dijo Infante, de 32 años. "Ese es el sueño mío, ganar una Serie Mundial. He ido dos veces y la verdad es que espero que la tercera sea la vencida, como quien dice".

Infante bateó .252 en 134 juegos en su primera campaña con los Reales, siendo algo limitado por un pelotazo en la cara que recibió en abril. Después de irse en blanco en la Serie Divisional contra los Angelinos, el segunda base tuvo promedio de .308 (13-4) en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Orioles.

Los aportes de Infante en los Reales van más allá de los números que pueda producir al bate o a nivel defensivo. El factor experiencia ha sido clave en un equipo joven que ha llegado tan lejos en el 2014.

"Siempre nos ha ayudado desde que llegó aquí, siempre nos ha hablado", dijo el torpedero de los Reales y también venezolano, Alcides Escobar. "Es un tremendo muchacho, tremendo pelotero. Es bueno tener jugadores aquí como Omar, como Raúl Ibáñez, como Josh Willingham, que les dicen las cosas a uno".

Después de pasarse varios años en equipos veteranos de Atlanta, Miami y Detroit, Infante ha asumido con mucho gusto el papel de mentor en Kansas City-además de contagiarse del entusiasmo que se ve con los éxitos de los Reales.

"Siempre me gustó cómo juega este equipo. Es un equipo que juega con mucha energía y que nunca se rinde", expresó el oriundo de Puerto La Cruz. "Veo bien a los muchachos que están aquí y al talento que hay aquí. Es un talento extraordinario, joven.

"Para la ciudad de Kansas City ha sido lo máximo. La gente está muy contenta. Es sorprendente".

Y a nivel individual, el intermedista quiere por fin un anillo de campeón.

"Sabemos que la pelota es redonda y cualquier cosa puede pasar, pero el ánimo y la energía están ahí", dijo. "Tengo la fe de que así va a ser".