Un error ayudó a Reales en su última Serie Mundial

KANSAS CITY, Missouri -- Desde luego que Don Denkinger planea ver la Serie Mundial. Siempre lo hace. Sintonizará para apoyar a los umpires, buscar rostros conocidos entre Gigantes y Reales, y ver qué tal le va a Kansas City estos días.

También hay buenas posibilidades de que se vea a él mismo.

"Nadie quiere tener que tomar la decisión que me tocó tomar en la Serie Mundial", dijo Denkinger a la AP este fin de semana desde su hogar de invierno en Arizona. "Pero lo hice. Y ahora es parte de la historia".

Todos estos años después, el error de Denkinger en la primera base se mantiene como el momento más memorable de la última vez que la Serie Mundial estuvo en la ciudad, allá en 1985. No es la imagen de Bret Saberhagen lanzando la blanqueada para asegurar el gallardete o George Brett acumulando un montón de imparables.

No, es el fallo de Denkinger en el sexto juego, que acosa a un umpire que fue parte de varios momentos para el recuerdo durante una distinguida carrera de 30 años.

"No estoy cansado de hablar de eso. Eso sucedió", comentó. "Sólo sé que si lo mismo sucediera ahora, lo arreglarían con la repetición instantánea y todos lo dejarían atrás".

San Francisco y Kansas City arrancan el martes la Serie Mundial, y es una buena apuesta a que una o dos repeticiones de su error sean mostradas en algún momento durante las transmisiones televisivas.

Denkinger no tenía el beneficio de la repetición instantánea en aquella noche de octubre, cuando los Cardenales de San Luis llegaron con ventaja de 1-0 a la parte baja de la novena entrada en Royals Stadium, a solo tres outs del campeonato.

El emergente mexicano Jorge Orta abrió la entrada con un rodado lento por el lado derecho. El primera base Jack Clark se despegó para fildear la esférica e hizo un tiro alto al relevista Todd Worrell, quien cubría la almohadilla.

El último paso de Orta estaba en aún en el aire cuando la esférica llegó antes por medio paso. Denkinger recordó haber estado demasiado cerca de la jugada -- y cuando vio a Worrell atrapar la esférica, miró hacia abajo, y el pie de Orta estaba sobre la base. Denkinger lo decretó safe.

"Desearía no haberme equivocado", comentó. "Pero lo hice".

El resto, como Denkinger lo señala, es parte de la historia del béisbol.

Los Cardenales discutieron infructuosamente, luego cometieron un par de pifias que permitieron a Kansas City anotar dos veces para ganar el encuentro.

Denkinger fue el umpire detrás del plato en el séptimo juego y los Royals aplastaron 11-0. El pitcher dominicano Joaquín Andújar y el manager Whitey Herzog fueron expulsados al seguir ventilando su frustración de los días previos.

Denkinger recibió mensajes amenazadores durante el descanso entre temporadas y el FBI realizó investigaciones. La siguiente primavera, volvió a su trabajo como umpire, y hasta la fecha, es recordado por lo que hizo mal.

"Supongo que si la serie de este año hubiera sido entre Cardenales y Reales, recibiría un montón de llamadas", señaló.

En total, trabajó cuatro veces en la Serie Mundial. Fue el umpire detrás de home para el famoso duelo en el séptimo juego de 1991, cuando Jack Morris lanzó las 10 entradas para guiar a Minnesota al triunfo 1-0 sobre Atlanta. Denkinger también manejó el plato para el juego de playoffs del jonrón de Bucky Dent en 1978 entre Yanquis y Medias Rojas.

Denkinger se retiró luego de la campaña de 1998, y ahora divide su año entre su natal Iowa y Arizona. Ha estado casado más de 50 años, y pasó esta semana en el hospital al lado de su esposa Gayle, que necesitó un stent.

En campañas recientes, Denkinger ha comentado que la tecnología de la repetición de jugadas sería de beneficio para Grandes Ligas.

Además de acertar más llamadas, la repetición ha ayudado a los umpires a evitar el estigma de ser "Denkingereados" como algunos lo llaman. Lo que significa que en estos días, cualquier error es corregido por el umpire en la cabina de repetición y los juegos siguen sin marcar de por vida a un umpire que se equivoca.

"Creo que la repetición ha funcionado de maravilla", comentó. "Me hubiera sido útil en ese entonces".