Tim Lincecum sigue esperando su turno por lanzar

SAN FRANCISCO -- En medio del ajetreo, Tim Lincecum circulaba silenciosamente en el camerino de los Gigantes previo a una práctica el sábado. Al pasar por el casillero de Jean Machí, estiró su brazo izquierdo para saludar al relevista venezolano.

Lincecum, un relevista que aún no ha sido utilizado en esta postemporada, trata de hacer todo lo que puede para estar sintonizado con sus compañeros que buscan darle a San Francisco otro campeonato de la Serie Mundial, luego de haber sido una pieza fundamental en las anteriores dos.

Pregúntele a cualquiera, y lo cierto que asombra que el lanzador con el apodo de "The Freak" no tenga protagonismo. Un pitcher ganador de dos premios Cy Young exiliado al bullpen.

Lincecum no lanza desde el 28 de septiembre, aunque mantiene su rutina en caso que se presente una oportunidad. El mánager Bruce Bochy dio a entender que espera emplear al derecho ante los Reales.

"También tengo que estar preparado mentalmente", dijo Lincecum. "Debo estar positivo y cada día tomarme las cosas como son. Cada día en los playoffs es muy especial".

Pero lo único que ha podido hacer es ver y esperar por su turno.

Lincecum fue el pitcher que abrió el decisivo quinto juego de la Serie Mundial de 2010 en Texas. En 2012, pasó al bullpen en los playoffs y respondió con garantías frente a Detroit en la conquista de otro título.

Luego de firmar un nuevo contrato, por 35 millones de dólares y dos años en octubre pasado, Lincecum lanzó su segundo juego sin hits en menos de un año, el 25 de junio, ante San Diego. Su marca esta campaña fue de 12-9 con 4.74 de efectividad en 26 aperturas, poniendo fin a una racha de tres años sucesivos con saldo negativos de victorias y derrotas.

Sus compañeros comprenden que esta situación no debe ser agradable para alguien que en el pasado fue señalado como el referente de la franquicia.

"Trato de hacer todo lo que puedo para alentarlo día tras días, ya que en algún momento lo van a llamar y será para un momento clave", afirmó Jake Peavy, el encargado de abrir el segundo juego de la Serie Mundial ante los Reales.

Lincecum seleccionado en el décimo turno del draft de 2006 y debutó en las mayores en mayo del año siguiente, teniendo un impacto inmediato.

Pero a fines de agosto perdió su puesto en la rotación, reemplazado por el venezolano Yusmeiro Petit. Lincecum se anotó sus últimas dos victorias saliendo como relevista, incluyendo la número 100 de su carrera, el 25 de septiembre, frente a los Padres.

Fue el único jugador en el roster de 25 que no fue utilizado en las primeras dos series de esta postemporada.

"Es un tremendo compañero. Es tan altruista que nos inspira a todos", indicó el jardinero derecho Hunter Pence. "Es un pitcher para las grandes citas. Tiene es don para lo espectacular. Lo han podido ver con sus dos juegos sin hits, cómo nos alienta en los momentos difíciles.

Lincecum ni siquiera lanzó en el segundo de la serie de primera ronda en Washington, el que se fue a 18 innings. Bochy dijo que lo iba a usar, pero que los planes cambiaron cuando los Gigantes tomaron la ventaja.

"Timmy ha hecho mucho por nosotros. Lo primero que puedo decir al respecto", señaló Bochy. "En la postemporada, hay alguien o dos que no tendrán mucho trabajo, pero eso no significa que tendrá un papel clave. Tomo en cuenta a Timmy, creánme. No me he olvidado lo que ha hecho por nosotros y lo que aún puede hacer por nosotros. Hasta ahora, todo ha salido bien. Pero yo quiero sea parte de esto".