Luego de festejar, K.C. se enfoca en vencer a Gigantes

KANSAS CITY - Cuando los Reales capturaron el banderín de la Liga Americana el miércoles, los jugadores del club dijeron no estar pensando en quién sería su oponente en la Serie Mundial. Simplemente querían disfrutar su victoria sobre los Orioles en la Serie de Campeonato.

Esa actitud duró apenas 24 horas, ya que los Gigantes doblegaron a los Cardenales el jueves en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional para avanzar al Clásico de Otoño por tercera vez en cinco años.

La Serie Mundial empieza el martes en el Kauffman Stadium de Kansas City.

Los Gigantes y los Reales se enfrentaron en Kansas City en agosto en una serie que los locales barrieron. La última vez que los clubes chocaron en el AT&T Park de San Francisco fue en el 2005.

Ni San Francisco ni Kansas City alcanzaron las 90 victorias durante la temporada regular. Eso significa que por primera vez en una temporada no acortada, la Serie Mundial la disputarán dos equipos que sumaron menos de 90 triunfos. No obstante, ambos prevalecieron en el Juego del Comodín de sus respectivas ligas.

Los Reales son el primer equipo en la historia de la postemporada que inician unos playoffs con marca de 8-0. Los Gigantes no tienen foja perfecta, pero han sufrido apenas dos derrotas en esta postemporada - una en la Serie Divisional y otra en la Serie de Campeonato.

Ninguno de los dos equipos depende del batazo largo para producir carreras y ambos cuentan con rotaciones y bullpens de ensueño. No es sorpresa alguna que los bullpens de los Gigantes (1.78) y los Reales (1.80) terminaron la campaña regular con las mejores efectividades colectivas en Grandes Ligas.

Una de las claves del éxito de los Reales será su habilidad a la hora de correr las bases. El cátcher de los Gigantes, Buster Posey, terminó en el quinto lugar entre receptores de Grandes Ligas al sacar out a 29.8% de los corredores que intentaron robarle base durante la temporada regular.

San Francisco ha permitido apenas tres estafadas en 10 juegos de playoff.

Entre los factores que parecen favorecer a los Reales están los espaciosos jardines del AT&T Park. Los guardabosques Alex Gordon y Lorenzo Cain se han lucido con jugadas espectaculares en estos playoffs y el estadio de los Gigantes tuvo el menor factor de jonrones en el 2014. Eso le cae como anillo al dedo a Kansas City, cuyos pitchers terminaron en el 22do lugar en Grandes Ligas en jonrones permitidos.

Cuando la bola se mantiene en juego, los Reales son difíciles de derrotar. Los Gigantes lograron ganar tres juegos en la Serie de Campeonato sin conectar jonrón alguno, pero no tendrían la misma suerte ante Kansas City si no demuestran algo de poder. Los Orioles, que conectaron apenas dos cuadrangulares en la SLCA luego de encabezar las Grandes Ligas en dicha categoría, son testigos de ello.