Los Gigantes cuentan con aportes de todo su roster

SAN FRANCISCO - Los Gigantes del 2014 han sido famosos por ganar de maneras diferentes en esta postemporada. Los ahora campeones de la Liga Nacional han hallado la manera de salir airosos utilizando su velocidad, su pitcheo, su defensa y aprovechando los errores del contrario.

El jueves, en su triunfo decisivo del Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, rompieron una racha de 234 veces al plato sin jonrón cuando Joe Panik disparó cuadrangular en el tercer inning frente al as de los Cardenales, Adam Wainwright. De hecho, cada una de sus seis carreras en el quinto choque fue a base del batazo largo, incluyendo un bambinazo de oro de Travis Ishikawa en el cierre del noveno inning.

Son variadas maneras de anotar y ganar. Y dentro de dicho éxito, ha habido muchas figuras diferentes que en un momento u otro han realizado jugadas clave con el guante, el brazo, el bate y las piernas. Definitivamente, ha sido un esfuerzo colectivo.

"Creo que ésa es la parte buena del equipo", dijo el derecho venezolano Yusmeiro Petit. "Cuando menos esperas, viene uno de nosotros a romper el hielo. Es una de las cosas más importantes: Mantenernos concentrados, trabajando juntos todo el tiempo".

Petit sabe muy bien lo que dice. Fue él quien salvó desde la lomita a los Gigantes en el Juego 4 contra San Luis, tirando 3.0 ceros y manteniendo a San Francisco cerca en el marcador después de una mala salida del abridor Ryan Vogelsong.

Del lado ofensivo, el novato Panik dio su jonrón el jueves, para unirse a Michael Morse-lesionado desde finales de agosto y apenas volviendo a la acción en esta ronda de los playoffs-y Travis Ishikawa, en su segunda estadía con los Gigantes y sustituto de Morse en el jardín izquierdo desde septiembre-como autores de cuadrangulares de impacto.

"Todo el mundo en nuestro clubhouse sabe lo bueno que es como pelotero", dijo el zurdo Madison Bugarner, Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato. "Por alguna razón, no reciben muchos reconocimientos, pero están demostrando ahora mismo por qué sí deben".

El venezolano Grégor Blanco, sustituyendo al boricua Angel Pagán en el jardín central desde hace varias semanas, supo ponerle presión a la defensa de San Luis con su velocidad y sus toques de bola. Y el también guardabosque Juan Carlos Pérez agotó par de turnos cruciales en la serie, además de lucir una velocidad envidiable en las bases y a la defensa.

"Es increíble", dijo Blanco. "Los peloteros que estamos jugando o que estamos en la banca estamos esperando esas situaciones para ayudar al equipo a ganar. Tenemos un equipo con muchas ganas, mucho corazón".

Y muchas armas.

"Uno siempre está pujando por el otro, siempre positivo", dijo el dominicano Pérez, quien participa este año en su primera postemporada. "Nunca nos damos por vencidos. Nosotros confiamos cada uno en el otro".

El líder que mueve las fichas y dirige los destinos de estos Gigantes es Bruce Bochy, quien desde el martes en Kansas City estará en busca de su tercer anillo de campeón en los últimos cinco años.

"Estoy tan orgulloso de cómo se han manejado (los jugadores jóvenes) en la postemporada", dijo el capataz. "Estos muchachos han hecho un gran trabajo para nosotros.

"Se han visto con aplomo. No tienen miedo", continuó. "Quieren estar ahí".

Ya están ahí. En la Serie Mundial, para ser preciso. Y con la garra que han enseñado hasta ahora-de parte de todo el roster-llegarán a su choque con los Reales con suma confianza.