Orioles elevaron expectativas a pesar de eliminación

Orioles elevaron expectativas a pesar de eliminación

BALTIMORE -- Sería una lástima si los Orioles de Baltimore permiten que sus cuatro últimos partidos del año definan lo que lograron en los 165 anteriores.

Cuando superen la desilusión de haber sido barridos por los Reales de Kansas City en la serie de campeonato de la Liga Americana, los Orioles podrán regocijarse por haber ganado su primer título de división desde 1997, empatar con el segundo mejor récord en las mayores, y despachar a los Tigres de Detroit en la primera ronda de los playoffs.

Y lo más importante de todo, los Orioles se siguen alejando de la imagen de ese equipo que tuvo 14 temporadas consecutivas con más derrotas que victorias, entre 1998-2011.

"Creo que las expectativas han crecido un poco en Baltimore, y eso es bueno", comentó el jardinero central Adam Jones. "Mis expectativas han aumentado, porque voy a llegar preparado a los campos de entrenamiento, listo para volver a esta situación, porque es fabuloso estar en la serie de campeonato".

Tras llegar hasta los playoffs en 2012 y ganó 85 partidos el año pasado, los Orioles tuvieron marca de 96-66 en 2014 y ganaron el Este de la Americana por amplio margen, antes de superar a los tres últimos ganadores del Cy Young en su barrida de Detroit en la serie de división.

Baltimore luego cayó ante los Reales, que ganaron los dos primeros encuentros en su último turno al bate, antes de lograr un par de triunfos por 2-1 en Kansas City para frenar el intento de los Orioles de disputar su primera Serie Mundial desde 1983.

De todas formas, la barrida no restó brillo a lo que Baltimore logró este año, a pesar de jugar la mayoría de la temporada sin sus lesionados titulares Matt Wieters y Manny Machado, y los 24 últimos partidos sin el toletero Chris Davis por una suspensión por uso de anfetaminas.

Steve Pearce, un suplente casi toda su carrera, contribuyó con 21 de los 211 jonrones de Baltimore, la máxima cifra en las mayores, y los Orioles tuvieron aportaciones importantes de tres novatos -- el intermedista Jonathan Schoop, el catcher Caleb Joseph y el derecho Kevin Gausman. Baltimore también aprovechó varias buenas transacciones del vicepresidente Dan Duquette, principalmente el fichaje del toletero Nelson Cruz como agente libre, y la adquisición del relevista Andrew Miller.

Hasta que se toparon con unos Reales a los que todo les salió bien, los Orioles no perdían cuatro partidos en fila desde mayo, y desde fines de junio no perdían partidos consecutivos en su estadio.

"Hicimos algunas cosas bien", comentó el manager Buck Showalter, quizás la pieza más importante en la resurrección de Baltimore los tres últimos años. "Le recordamos al país que Baltimore es una gran ciudad para el béisbol, y una gran ciudad en general. Me siento bien por eso".

Cuando empiecen los campos de entrenamiento, Wieters se habrá recuperado de una cirugía de reemplazo de ligamentos para retomar su puesto detrás del plato, Machado estará en tercera base luego de una cirugía de rodilla, y Davis sólo tendrá un partido pendiente en su suspensión.

Es probable que el jardinero derecho Nick Markakis firme un nuevo contrato, incluso si el equipo decide no activar la opción por 17,5 millones del contrato que expira después de la Serie Mundial.

Pero la situación de Cruz, líder de las mayores con 40 cuadrangulares y quien encabezó al equipo con 108 remolcadas, es una incógnita. El dominicano fichó a precio de descuento por ocho millones de dólares, y Baltimore necesitará mucho más que eso para retenerlo.

"Sin duda que me gustaría volver", dijo el toletero. "Me encanta este camerino. Me encantan mis compañeros. Es una organización, incluyendo a la gente que no ven todos los días. Me encanta eso".

Si el dueño del equipo Peter Angelos no quiere abrir la billetera para conservar a Cruz, los Orioles pueden aprovechar a sus jóvenes figuras en 2015. Zach Britton puede aprender mucho de su primera campaña como taponero, y Bud Norris es el único integrante de la rotación que tendrá 30 años antes que comience la próxima campaña.

Duquette empezó a pensar en la próxima temporada al otorgar un contrato por tres años al torpedero J.J. Hardy un día antes que comenzara la serie de campeonato.

"Ahora mismo es frustrante", comentó Hardy sobre la eliminación ante los Reales. "Pero en una semana, cuando nos tranquilicemos y pensemos al respecto, creo que podremos sacar muchas conclusiones positivas".