Wainwright y S.L. pretenden evitar la eliminación

SAN FRANCISCO - Con 512.2 innings lanzados desde el principio del año pasado-por mucho la mayor cantidad en Grandes Ligas-el supuesto cansancio de Adam Wainwright está en boca de todos.

El as de los Cardenales dice que ha hecho todo lo posible por prepararse para su importante salida del jueves en el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Gigantes, con San Luis al borde de la eliminación perdiendo la serie 3-1.

Definitivamente, Wainwright busca mejorar lo que ha sido para él unos playoffs de poco brillo.

"No he estado muy orgulloso de mis aperturas en la postemporada hasta ahora", dijo Wainwright. "También sé que estaba poniendo lo mejor de mí. No hubo ningún momento en que no estuviera tan preparado como siempre para una salida, pero mi brazo simple y llanamente no respondió como yo quería.

"Pero me siento muy confiado (para el jueves)".

Los problemas de Wainwright en este mes se han documentado con lujo de detalle. En dos aperturas, una contra los Dodgers y otra ante los Gigantes en el Juego 1 de esta serie, el diestro de 33 años lleva efectividad de 8.00 (ocho carreras limpias en 9.0 entradas) con 17 hits permitidos.

Después de su presentación contra Los Angeles en el primer partido de San Luis en los playoffs (4.1 IL, 11 hits, 6 carreras merecidas), Wainwright reconoció que sufría la misma clase de dolores en el codo de lanzar que en junio de este año, cuando se perdió una apertura.

El sábado, en el primer choque contra San Francisco, Wainwright concedió seis imparables y tres anotaciones (dos merecidas) en 4.2 episodios, cargando con la derrota.

No fue la peor apertura del mundo. Pero tampoco se pareció a las actuaciones que espera la fanaticada de los Cardenales.

De su parte, Wainwright afirma que se siente mejor del brazo y que después de una sesión del bullpen en estos días, ha arreglado algunos asuntos mecánicos.

"Me sentí muy bien saliendo (de la sesión)", expresó el serpentinero. "Fue bueno estar ahí trabajando las cosas y logrando que todo vuelva a estar en sintonía".

Hacer ajustes mecánicos después de una temporada tan larga y en un momento tan intenso del año no es de lo más fácil. Wainwright, con todo y sus 20 victorias en el 2014 y su condición de líder del cuerpo monticular, lo intenta en estos momentos.

"Creo que es muy difícil para la mayoría de los muchachos, pero para él no", opinó el manager de los Cardenales, Mike Matheny. "Él nos ha impresionado mucho por la forma en que ha hecho esos ajustes menores y cómo tiene consciencia de su propia mecánica.

"Es la clase de ejemplo que necesitas, sobre todo para un grupo de lanzadores tan jóvenes".

Wainwright insiste en que no le afecta el cansancio, a pesar de la carga de trabajo tan fuerte de los últimos años.

"No estoy cansado para nada", indicó. "He luchado con algunas lesiones este año que en otros años no fueron un factor. Pero más que nada, quiero volver a tirar juegos de calidad en postemporada.

"No quiero fama de no ser buen pitcher de playoffs", agregó el abridor, quien lleva efectividad de 3.17 en 76.2 entradas de playoffs/Serie Mundial de por vida. "Ese es el momento en que quiero brillar más".