Orioles fueron víctimas de otra campanada de Reales

Orioles fueron víctimas de otra campanada de Reales

KANSAS CITY -- Los Orioles regresaron lentamente al clubhouse de los visitantes, en silencio. Una estupenda campaña terminó a manos de los Reales de Kansas City.

Sin embargo, no había disgusto ni decepción entre los integrantes de Baltimore. Más bien, era perceptible su incredulidad.

Lo insólito no fue su eliminación -- después de todo, el equipo estaba diezmado por lesiones y castigos. Más bien, lo que no podían creer los Orioles es la forma en que sus rivales prácticamente no cometieron un solo error.

"Si anotábamos cinco carreras, ellos iban probablemente a remontar, a hacer algo loco, a conectar un grand slam que vaciara las bases", especuló el receptor Cabel Joseph. "Así ha sido esta etapa para ellos".

Los Reales, brillantes en defensa, bateo y pitcheo, barrieron a Baltimore en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. El triunfo decisivo llegó el miércoles por 2-1, con un libreto apegado al de los otros tres enfrentamientos.

Así, Kansas City avanzó a la Serie Mundial por primera vez desde 1985.

Los Orioles contaron con un buen pitcheo y una defensiva sólida. Pero les faltó pólvora con el madero.

Consiguieron apenas siete imparables en los últimos dos duelos contra Kansas City, y ello derivó en que la franquicia fuera barrida por primera vez en sus 21 series de postemporada.

"Ustedes vieron lo apretados que fueron estos encuentros", dijo el manager Buck Showalter. "Este resultado es más bien un testimonio de lo que ellos hicieron. Jugaron maravillosamente a la defensiva".

En la campaña regular, los Orioles cosecharon 96 triunfos y se sobrepusieron a varias adversidades.

Perdieron a Matt Wieters y a Manny Machado por lesiones, así como a Chris Davis, suspendido.

Ahora hacen las maletas para el largo receso entre temporadas. Baltimore no llega a una Serie Mundial desde 1983.

"Creo que esto no tiene que ver con lo que no hicimos, sino con lo que hicieron ellos", comentó Ryan Flaherty, cuyo jonrón representó la única carrera de Baltimore en el encuentro. "Jugamos buena pelota".