Gonzales exhibe calma y confianza en el montículo

SAN FRANCISCO - Marco Gonzales tiene toda una vida en el béisbol, y no sólo como destacado jugador a nivel juvenil, universitario y profesional.

El novato de los Cardenales también se crió en el ambiente del bate y la bola, ya que su padre Frank jugó 10 años en circuitos minoritarios, mayormente en los sistemas de los Tigres, Medias Rojas y Piratas.

Tal vez por eso sea que el zurdo de 22 años se ha visto tan calmado durante sus excelentes presentaciones como relevista con los Cardenales.

"Creo que así he sido durante toda mi vida y toda mi carrera", dijo Gonzales al tocar el tema. "Crecí en clubhouses de liga menor, siguiendo a mi padre. Desde entonces, he tenido bastante buena idea del juego, de qué se trata y cómo manejarme.

"Trato de mantener la calma", continuó el nacido en el estado de Colorado y de ascendencia mexicana-española. "Mi corazón está latiendo bastante cuando estoy (en la lomita), pero trato de no demostrarlo".

Definitivamente, no lo ha demostrado.

Gonzales llegó al miércoles con cinco presentaciones en la presente postemporada, en las que ha permitido tres hits y cero carreras en 5.1 entradas. Sus intervenciones como relevista han sido en medio de partidos de los Cardenales bien reñidos, algo que refleja la confianza que le tiene el manager Mike Matheny.

"Marco ha aprovechado todo lo que le hemos dado", dijo el piloto de San Luis. "Y en situaciones difíciles, lo estamos poniendo contra bateadores zurdos y formidables bateadores derechos de las partes gruesas de alineaciones contrarias. Él ha hecho grandes pitcheos".

Más impresionante aun es la forma en que Gonzales, un abridor toda la vida (sólo dos juegos como relevista de sus 29 presentaciones en liga menor), ha hecho la transición al bullpen para ayudar a los Cardenales en la recta final de la temporada regular y ahora los playoffs.

"Trato de mantener las cosas simples", expresó Gonzales al pedírsele explicar cómo lo ha logrado. "Creo que lo más importante es simplemente tratar de sacar un out, tratar de llegar y competir.

"Con este ambiente de playoffs y todo lo que está pasando, no es difícil encenderse y que fluya la adrenalina. Creo que me he nutrido de eso".

Gonzales, primera selección del draft amateur de los Cardenales en el 2013 (número 19 en sentido general), tuvo efectividad de 2.48 en temporada y media en el sistema de liga menor de los Cardenales, después de brillar con la Universidad de Gonzaga. Hizo su debut en Grandes Ligas el 25 de junio de este año, precisamente en Colorado, cerca de donde se crió.

En cinco aperturas en la campaña regular, tuvo récord de 2-2 con efectividad de 4.56. Como relevista en la recta final, Gonzales registró promedio de carreras limpias de 3.00 en cinco presentaciones en medio de la férrea lucha de San Luis por el título de la División Central de la Liga Nacional.

Con dicha actuación se ganó esa confianza de Matheny y ha seguido su buen paso en el mes de octubre.

"En este momento del año, vamos con las manos calientes y ahora mismo él ha hecho un gran trabajo", manifestó Matheny. "De hecho, todo el tiempo que hemos contado con él, ha hecho un gran trabajo. Es un muchacho en ascenso y sabe manejarse.

"Lo hemos puesto en este tipo de situaciones en la recta final a ver cómo respondería, y lo ha hecho bien como siempre. Entonces, es bueno verlo dar ese paso hacia adelante".

En cuanto a lo personal, Gonzales ha disfrutado compartir esta experiencia de postemporada con su papá Frank, quien nunca llegó a jugar en las Grandes Ligas.

"Él me ha brindado un 100% de apoyo, un fan", relató el joven Gonzales. "Lo ha gozado conmigo. Ha tenido la oportunidad de asistir a algunos juegos en Los Angeles, nuestro partido decisivo (en la ronda divisional contra los Dodgers en San Luis) y en San Francisco también.

"Ha sido bueno verlo tan emocionado con el béisbol de postemporada. Fueron nuestros primeros juegos de postemporada en persona, así que ha sido emocionante para los dos".