Reales salen decididos a hacer historia en la SCLA

Los Reales, que han ganado cada uno de sus juegos en esta postemporada, ya tienen el champán sobre el hielo. Kansas City necesita apenas una victoria más ante los Orioles para avanzar a la Serie Mundial por primera vez desde 1985.

Los Monarcas podrían celebrar hoy mismo, ya que el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana empieza a las 4 p.m. ET. Los Reales pretenden convertirse en el primer equipo en la historia de los playoffs que inicia una postemporada con ocho victorias consecutivas.

Por su parte, los Orioles enfrentan el reto más difícil que puede encarar un equipo en una serie de playoffs: Ganar cuatro juegos consecutivos tras perder los primeros tres. Hasta la fecha, los Medias Rojas del 2004 han sido los únicos que han logrado dicha hazaña.

El diestro Miguel Ángel González intentará mantener con vida a los Orioles. El mexicano no pitchea en un juego desde el 28 de septiembre en Toronto. Se ha mantenido afinado tirando sesiones de bullpen y a los bateadores en las prácticas de bateo.

"Estoy entusiasmado de salir y darle a mi equipo una oportunidad de ganar un juego", dijo González.

Kansas City encara una situación parecida con el zurdo Jason Vargas, quien no lanza en un partido desde el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Americana el 2 de octubre ante los Angelinos. Tras registrar efectividad de 6.57 en 24.3 innings de labor el mes de septiembre, Vargas se recuperó y limitó a Anaheim a dos carreras en seis entradas en su debut de postemporada.

Se trata de la décima ocasión en 58 Series de Campeonato desde que se introdujo el formato de siete juegos en 1985 que un equipo ha tenido ventaja de 3-0.

Con excepción de la SCLA del 2004, cada vez que un equipo ha tenido ventaja de 3-0 en dicha ronda, ha barrido la serie. Ningún club se ha llevado una Serie de Campeonato al mejor de siete juegos tras perder los primeros dos partidos en casa.

"Tenemos que ganar cuatro juegos", dijo el cañonero dominicano de los Orioles, Nelson Cruz, después de la derrota de Baltimore en el Juego 3. "Necesitamos comenzar mañana".