Lackey busca volver a brillar en el Juego 3 vs. S.F.

SAN FRANCISCO - A sus 35 años, John Lackey ha tirado la mayor cantidad de entradas de postemporada entre los lanzadores activos de Grandes Ligas, 111.0.

Y lo ha hecho muy bien.

El derecho de los Cardenales lleva efectividad de 2.92 de por vida en 20 partidos (17 aperturas) de playoffs/Serie Mundial por los Angelinos, Medias Rojas y Cardenales-incluyendo dos victorias en partidos decisivos del Clásico de Otoño, uno en el 2002 como novato del equipo de Anaheim y otro en el 2013 vistiendo el uniforme de Boston.

Precisamente, en el 2002 Lackey ganó el Juego 7 de la Serie Mundial contra los Gigantes, su contrario el martes en el tercer choque de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el AT&T Park. Claro, eso fue hace mucho tiempo. San Francisco es otro equipo ahora y Lackey es otra clase de lanzador.

"Ni siquiera estoy cerca de lo que era en ese entonces", dijo Lackey. "Tenía básicamente dos pitcheos (recta y curva) en esa época. Pero tiraba más duro".

En el béisbol, 12 años pueden ser una eternidad. Pero lo que no ha cambiado en cuanto a Lackey se refiere es la garra del diestro a la hora de competir en octubre. Esa cualidad se puso a manifiesto el 6 de octubre en San Luis, cuando el oriundo de Texas permitió cinco hits y una sola vuelta para adjudicarse la victoria en el Juego 3 de la Serie Divisional ante los Dodgers.

"Espero que veamos ese mismo material", dijo el manager de los Cardenales, Mike Matheny, al referirse a la última salida de Lackey. "Él ha hecho un gran trabajo y le dimos algo de descanso ahora, como lo hicimos (previo a su apertura más reciente)".

El factor descanso mencionado por Matheny podría ser clave.

Después del cambio a fines de julio que llevó a Lackey de Medias Rojas a Cardenales, el veterano sufrió lo que se ha denominado como un "brazo muerto", o cansancio. Eso contribuyó a su efectividad de 4.30 en 10 salidas por San Luis en la recta final de la campaña. Pero entre su última presentación de la temporada regular y su excelente salida vs. Los Angeles, Lackey tuvo 12 días de descanso.

Ese aspecto, además de la adrenalina de octubre, suelen compensar en los playoffs cualquier velocidad disminuida de parte del serpentinero.

"Creo que lo más importante en esta época del año es pensar en la mascota del cátcher y localización, porque vas a tener ese extra (de emociones)", afirmó Lackey. "No hay que tratar de forzar las cosas, sino usar eso a tu favor".

Otro tema a seguir es la receptoría de los Cardenales. Para el Juego 3, A.J. Pierzynski fue incluido en el lineup titular, un lugar del estelar lesionado Yadier Molina. Lackey le lanzó varias veces a Pierzynski esta temporada cuando ambos pertenecieron a los Medias Rojas.

"A.J. y yo nos llevamos bien", dijo Lackey. "Él es agresivo a la hora de pedir el juego y creo que yo soy un pitcher bastante agresivo. Creo que nuestros estilos encajan bien".

A pesar de las tantas lesiones en los Gigantes, el equipo de San Francisco aún cuenta con bateadores de la talla de Buster Posey, el venezolano Pablo Sandoval y Hunter Pence-entre otros.

"Tienen muy buen lineup", comentó Lackey, quien en dos aperturas de por vida vs. San Francisco en campaña regular lleva marca de 1-1 con efectividad de 2.57. "Es un lineup profundo, más al estilo de la Liga Americana, de lo cual estoy bastante acostumbrado.

"Entonces, voy a tener que hacer buenos pitcheos contra todos. Son buenos ellos".