Octubre parece ser el mes predilecto de Sandoval

NUEVA YORK -- Para empalmar un sencillo ante Adam Wainwright en el tercer inning, Pablo Sandoval ejecutó un swing que se asemejó más al de un golfista que al de un beisbolista.

Sandoval prácticamente levantó una pelota que llegaba a ras de piso al plato para enviarla al jardín derecho. Fue uno de los tres hits que el tercera base venezolano de los Gigantes de San Francisco conectó en el primer juego de la serie de campeonato de la Liga Nacional, rumbo a la victoria 3-0 sobre San Luis.

"Es un pelotero dotado y un bateador dotado", resaltó el mánager de los Gigantes Bruce Bochy. "Le bateó a lanzamientos difíciles, pero tiene esa habilidad para expandir la zona y poder hacer el contacto con la mejor parte del bate".

Cuando se trata de octubre, la impresión es que Sandoval puede hacer contacto a cualquier pitcheo, sin importar cuán malo sea.

El Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2012 cuenta con al menos un hit en 15 de sus últimos 16 juegos de postemporada.

En la campaña regular, Sandoval cuenta con promedio de .294. Se trata de una cifra aceptable. Pero el "Kung Fu Panda" es un huracán en la postemporada, con un porcentaje de .327 y con un logro que comparte con los grandes.

Es uno de los cuatro bateadores --junto a Babe Ruth, Reggie Jackson y Albert Pujols-- que en la historia han disparado tres jonrones en un juego de la Serie Mundial, lo cual logró en el primer desafío del clásico de 2012 contra los Tigres de Detroit.

Sandoval totaliza seis jonrones, ocho dobles y 16 carreras remolcadas en 28 juegos de playoffs.

"Es tremendo poder estar otra vez jugando en octubre. El año pasado estaba en casa viendo los juegos por televisión", dijo Sandoval.

¿Qué es lo que hace que un pelotero como Sandoval sea tan productivo en la postemporada?

Se habla de tener suerte, poseer el don de relajarse en situaciones de presión y saber cómo ignorar las distracciones.

"Me gusta ser parte de este esfuerzo. Es ganar o irse a casa... Si tienes cierto control para ciertas situaciones, pues vas a ganar. Tienes que calmarte para estar en ese punto ideal que uno busca estar", afirmó Sandoval, quien en la campaña regular bateó para .279 con 16 jonrones y 73 impulsadas.

Pero al encarar la agencia al término de la Serie Mundial, la cifra que resalta es la de juegos disputados. Alcanzó 157, la mayor cantidad en su carrera en las mayores que comenzó en 2008. Fue titular en la tercera base en 150 juegos.

Sandoval también sostiene que se siente en una mejor condición física, lo cual acredita al programa de acondicionamiento y dieta saludable. Su hermano Luis --un chef-- se encarga de cocinarle.

"Todo el trabajo que se hizo en la `off-season' ha rendido dividendos", dijo Sandoval. "Este es el año que he podido jugar más partidos seguidos. Y especialmente ahora no me siento cansado".