Jon Jay ha puesto de su parte en los éxitos de S.L.

SAN LUIS - Entre los pilares de los Cardenales a través de los años-el boricua Yadier Molina, Matt Holliday y Adam Wainwright, entre otros-Jon Jay es una figura que a veces pasa algo desapercibido.

Pero en los predios de San Luis, se ha destacado la labor del cubano-americano desde el 2010. El guardabosque de 29 años ha sido parte de cada una de las últimas cuatro postemporadas de los Cardenales, incluyendo la corona de la Serie Mundial en el 2011. Con su excelente defensa en los jardines y su bateo oportuno, Jay ha sabido poner su granito de arena en los éxitos del equipo.

"He hecho los ajustes cada año", le dijo a LasMayores.com Jay, quien viene de batear .303 con porcentaje de embasarse de .372 en 146 juegos en la temporada regular. "Trato de escuchar a los veteranos. He tenido la fortuna de jugar con peloteros calibre Salón de la Fama, como (el dominicano) Albert Pujols, Lance Berkman, Carlos Betrán, Yadi y Matt Holliday".

Los Cardenales han tenido que mover las fichas en los jardines este año. Aparte de Holliday fijo en el bosque izquierdo, ha sido una obra en progreso la combinación central-derecho durante todo el 2014. Con Peter Bourjos, el dominicano Oscar Taveras, Randal Grichuk y Allen Craig (antes de éste ser canjeado a los Medias Rojas), el manager Mike Matheny se ha visto obligado a hallar la fórmula indicada. Jay, confiable tanto en el jardín central como el derecho, ha sido una opción sólida siempre para el dirigente de San Luis.

"Todo es con tal de ganar", dijo Jay al tocar el tema de no estar en la misma posición todos los días, ni en el mismo puesto en el orden ofensivo siempre. "Siempre me aseguro de estar preparado cuando se me llama. Es un trabajo fácil para mí, sobre todo cuando estás ganando".

A mediados del 2013, no todo se veía color de rosa para el miamense. Para la época del Juego de Estrellas, Jay llevaba promedio de .250 y su rol en el equipo parecía estar en peligro. Pero según el mismo jugador, la ayuda de su entonces compañero de equipo, el boricua Carlos Beltrán, además del coach de bateo John Mabry, fue clave en su repunte.

"Ellos fueron cruciales a la hora de ayudarme con los ajustes y a convertirme en mejor bateador", afirmó Jay, quien bateó .311 con porcentaje de embasarse de .379 en la segunda mitad de la campaña pasada. "Me ayudaron a entender el juego y a que las malas rachas fueran de tres días, en vez de tres semanas. Con Carlos hablaba yo de béisbol todo el tiempo, de bateo. Fue un gran compañero".

Un aspecto este año que ha llamado la atención es el éxito que ha tenido Jay, bateador zurdo, ante los lanzadores zurdos. De hecho, tuvo el mejor promedio en ese sentido entre todos los bateadores zurdos de Grandes Ligas, .375, además de OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .859 en 88 turnos.

En la Serie Divisional contra los Dodgers, Jay se combinó con Matt Carpenter, Matt Adams y Kolten Wong para batear de 38-14 ante los zurdos de Los Angeles. Y en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional vs. los Gigantes, Jay se fue de 2-2, embasándose tres veces en igual número de veces al plato contra el zurdo Madison Bumgarner-ganador del partido.

"Siento que he tenido éxitos contra los zurdos en el pasado y éxitos en general en esta liga", dijo Jay al respecto. "Siempre digo que mi meta al principio del año es estar en el lineup y estar en octubre. Si he hecho esas dos cosas, significa que tuve bastante buen año. Así evalúo mi temporada y hemos podido hacer eso".