Cardenales buscan desquitarse de los Gigantes

SAN LUIS, Missouri - Dos años después, la herida le sigue doliendo a Mike Matheny.

Sus Cardenales de San Luis parecían a punto de obtener un segundo boleto consecutivo a la Serie Mundial bajo el mando del sucesor de Tony La Russa en su primer año, y en lugar de ello los Gigantes de San Francisco acabaron usándolos como trampolín para obtener el campeonato.

Barry Zito inició la debacle de los de Missouri al blanquearlos cuando San Francisco estaba a punto de ser eliminado, y el venezolano Marco Scutaro bateó para .500, convirtiéndose en el Jugador Más Valioso de la serie por el campeonato de la Liga Nacional. Rápidamente los Cardenales se vieron a sí mismos limpiando sus casilleros para regresar a casa mientras que los Gigantes barrieron la postemporada con una racha de siete triunfos que les permitió aniquilar a los Tigres en la Serie Mundial.

"Obviamente el partido de Zito sale a relucir en la mente de todo el mundo", afirmó Matheny. "Lanzó un juego excepcional y parece que en ese momento las cosas cambiaron de rumbo".

Los Gigantes superaron 20-1 en carreras a los Cardenales en los últimos tres encuentros de la serie, y continuaron con ese impulso ganador en la Serie Mundial. Ahora no cuentan con esos astros sorpresivos --Zito es agente libre y Scutaro quedó fuera de la campaña por una lesión en la espalda--, pero están de vuelta en busca de más triunfos: de nuevo se enfrentan a San Luis por el campeonato de la Liga Nacional.

"En ambos bandos hay muchos jugadores que estuvieron presentes en 2012, y creo que uno aprende de eso", dijo Bruce Bochy, manager de los Gigantes. "Sin embargo, es un año distinto".

De nuevo los Cardenales tienen ventaja como locales en el duelo a ganar cuatro de siete, el cual comienza el sábado por la noche con los ases Adam Wainwright y Madison Bumgarner enfrentándose en una serie en la que chocan equipos acostumbrados últimamente a seguir jugando ya avanzado el mes de octubre.

San Luis se apega a la misma rotación que usó en la serie por el título de la división. Después de Wainwright seguirán Lance Lynn, John Lackey y Shelby Miller en el segundo, tercero y cuarto partidos, respectivamente.

Bochy dijo que Jake Peavy abrirá el segundo juego, pero no quiso ir más allá, dejando a Tim Hudson y Ryan Vogelsong en una especie de limbo.

"Por el momento vamos a dejarlo en estos dos", señaló Bochy. "Pero ustedes pueden especular bastante qué es lo que va a ocurrir".

Tim Lincecum sigue siendo un pitcher que puede ingresar como abridor o relevista para los Gigantes, el mismo papel que los Cardenales tienen para Michael Wacha. Ninguno lanzó en la primera ronda de la postemporada.

"Estaré listo para cualquier oportunidad que reciba", dijo Lincecum.

San Luis está en la serie de campeonato de la Liga Nacional por cuarto año consecutivo y busca su tercer boleto a la Serie Mundial en ese período de tiempo, luego de que ganó todo en 2011. Los Gigantes se encuentran en la serie de la Nacional por tercera vez en cinco temporadas, y se llevaron la Serie Mundial en 2010 y 2012.

"Es casi más relajante que la campaña regular", dijo el cátcher Buster Posey. "Este es el tiempo de la diversión. Además, creo que los dos equipos tienen suerte, porque jugamos frente a grandes multitudes toda la temporada".

"Somos afortunados de tener aficionados que llenan" el estadio, agregó.

Matheny ganó cuatro veces el Guante de Oro como cátcher con los Cardenales y concluyó su carrera con los Gigantes. La nómina de San Francisco es de unos 45-50 millones de dólares más elevada que la de San Luis, pero fuera de ello él ve rasgos similares en el enfoque, la estabilidad y la búsqueda de nuevos talentos en ambos equipos.