SCLA: Orioles, K.C. buscan escribir capítulos nuevos

BALTIMORE - Una Serie de Campeonato "retro" de la Liga Americana les brindará a los fanáticos del béisbol a nivel nacional un refrescante duelo entre los Orioles y los Reales, dos franquicias que están arriba ahora mismo tras años de irrelevancia.

Solamente cuatro victorias separan a uno de estos dos clubes de un regreso a la Serie Mundial. La lucha comienza el viernes por la noche en el Camden Yards, sede del Juego 1. Baltimore no disputa un Clásico de Otoño desde 1983. La última vez que Kansas City clasificó para los playoffs fue en 1985, año en el cual salieron campeones de la Serie Mundial.

"Para mí, se trata de dos fanaticadas hambrientas por un ganador", dijo el guardabosque de los Orioles, Adam Jones. "Para nuestros fans, han sido 31 años. En el caso de [los Reales] no llegan desde 1985, así que son 29 años. Hay algunos adultos que no han visto a estos equipos triunfar en sus vidas. Creo que ambos equipos quieren ver a un ganador".

Es una simplificación excesiva presentar la serie como un batalla entre la velocidad de Kansas City contra el poder de los Orioles, aunque esa ha sido una descripción popular.

Los Reales han dado algunos batazos largos en estos playoffs, pero prefieren hacer de las suyas en las bases. Kansas City encabezó las Grandes Ligas con 153 estafadas durante la temporada regular a la vez que terminaron en el último lugar con apenas 95 bambinazos.

"Somos un equipo muy agresivo", dijo el bateador designado de los Reales, Billy Butler. "Cuando nuestros muchachos veloces se embasan, les gusta echarse a correr. Eso es lo que nos ha permitido llegar hasta este punto, junto con nuestro pitcheo y nuestra defensa".

Por otro lado, Baltimore encabezó las Grandes Ligas con 211 cuadrangulares - liderados por el dominicano Nelson Cruz, quien sonó 40 bambinazos en la campaña regular y lleva dos más en la postemporada - y terminaron en el último lugar con apenas 44 bases robadas.

"Es muy bueno saber que tenemos nueve muchachos en el lineup que pueden [volarse la cerca]", dijo el torpedero de los Orioles, J.J. Hardy. "Cuando, por ejemplo, Nelson Cruz no conecta un jonrón, algo que rara vez sucede, alguien más en la alineación nos puede echar la mano".

Como en cualquier serie de postemporada buena, se espera que las carreras sean escasas, dado que los ases James Shields de Kansas City y Chris Tillman de Baltimore medirán fuerzas en el Juego 1. Ambos encabezan rotaciones que fueron tacañas durante la campaña regular a la hora de permitir carreras.

Los Reales ganaron cuatro de sus siete compromisos ante los Orioles esta temporada y anotaron 26 carreras en comparación con las 18 de Baltimore.

Los bullpens dominantes que ambos clubes tienen a su disposición significa que es bastante urgente tomar la ventaja temprano, ya que tanto los Reales como los Orioles se crean capaces de acortar el juego a seis entrenadas. ¿A cuál trío veremos tambalear primero? ¿Al dominicano Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland? ¿O a Andrew Miller, Darren O'Day y Zach Britton de los Orioles? Quizás nos toque esperar.

Y también están los managers. La maestría de Buck Showalter durante los partidos le da la confianza a los Orioles de que ningún equipo estará mejor preparado. Y en la cueva contraria, el historial de Ned Yost en lo que va de esta postemporada demuestra que la suerte ha estado de parte de los Reales en varias ocasiones.

"Si consigo resultados, me veo inteligente", dijo Yost. "De lo contrario, soy un estúpido. Así funciona esto".

El enfrentamiento quizás sea "retro," pero esta serie pertenece al presente y al futuro. Y promete ser muy divertida.