Los Nacionales volvieron a desinflarse en octubre

WASHINGTON -- Por segunda vez en tres años, los Nacionales de Washington ganaron la mayor cantidad de juegos en la Liga Nacional y se despidieron de los playoffs a las primeras de cambio.

Ahora encaran unos meses en los que se cuestionarán las decisiones del mánager Matt Williams, además de interrogantes sobre el roster, entre ellas la futura posición de Ryan Zimmerman, si deben ofrecer extensiones de contrato de largo plazo a Jordan Zimmermann y Ian Desmond y cómo reforzar una ofensiva que quedó debiendo en octubre.

"Aún tenemos margen", dijo el torpedero Desmond luego que la temporada de los Nacionales culminara la noche del martes al perder 3-2 ante los Gigantes de San Francisco en el cuarto juego de la serie de división de la Liga Nacional. "Pero se está cerrando".

Con foja de 96-66 con el piloto novato Williams, Washington acabó en el primer lugar del Este de la Liga Nacional, con 17 juegos de diferencia sobre sus dos escoltas inmediatos, y el mejor récord del circuito. Sus lanzadores lideraron las mayores con un promedio de efectividad de 3.03. Zimmermann, quien tiró un juego sin hits en el último juego de la campaña regular, se destacó en una formidable rotación conformada por Stephen Strasburg, Doug Fister, Gio González y Tanner Roark. Aunque la alineación no tuvo a nadie con números excepcionales, lograron quedar terceros en carreras en la liga.

Pero la historia fue distinta en la postemporada. Al igual que en 2012, año en el que ganaron 98 juegos, los Nacionales perdieron ante el el clasificado como wildcard.

El pitcheo respondió, ya que Washington y San Francisco anotaron nueve carreras cada uno en la serie. Sin embargo, las decisiones que tomó Williams con sus relevistas darán tela para cortar durante largo tiempo.

¿Debió haber sacado a Zimmermann con dos outs en el noveno del segundo juego? ¿Debió dejar pasar el cuarto juego sin usarTyler Clippard, Drew Storen, Craig Stammen o un Strasburg que estaba disponible? ¿Debió haber empleado a uno de sus lanzadores para el vital séptimo inning, en el que los Gigantes tomaron la ventaja definitiva, en lugar de Matt Thornton y el novato Aaron Barrett, cuyo lanzamiento descontrolado provocó que entrara la carrera decisiva.

"Ellos son nuestros pitchers del séptimo. Así es que lo tenemos organizado", dijo Williams.

El principal problema en los playoffs fue la falta de producción de carrera.

Los únicos bateadores que rindieron ante los Gigantes fueron el jardinero izquierdo Bryce Harper y Anthony Rendón, quien desplazó de a Zimmerman como el antesalista del equipo en 2014. Rendón bateó para .400 en los playoffs. Harper lo hizo para .368 con tres jonrones y cuatro remolcadas, lo cual suscita otra pregunta: ¿Qué hacía en el sexto turno?

Pero el jardinero derecho Jayson Werth y el primera base Adam LaRoche, tercero y cuarto al bate, respectivamente, se desaparecieron. Entre los dos batearon dos hits en en 35 turnos, con un par de sencillos y nueve ponches.

El jardinero central Denard Span, Desmond y el cátcher Wilson Ramos conectaron siete hits en 54 turnos (.130) con 15 ponches, sin extranases y sin remolcar carreras.

"Es frustrante alcanzar esta instancia y no poder rendir con el nivel habitual", se lamentó Span.

Para los entrenamientos de pretemporada en Florida, a partir de febrero, los Nacionales deberán determinar el motivo sobre el porqué un equipo tan exitoso en la campaña regular no logra responder en los playoffs.

LaRoche podría no estar presente, ya que se conjetura que será reemplazado en la inicial por Zimmerman. El segunda base venezolano Asdrúbal Cabrera, adquirido en julio, puede declararse agente libre. Y el dominicano Rafael Soriano, quien perdió su puesto como cerrador, también podría irse.

Como se plantean las cosas ahora, los Nacionales pueden retener a Span para la próxima temporada con una opción en su contrato. Zimmermann y Desmond puede ser agentes libres tras la campaña de 2015.