Gigantes volvieron a celebrar en grande su pase a la SC

Gigantes volvieron a celebrar en grande su pase a la SC

SAN FRANCISCO - Hunter Pence, el líder espiritual de los Gigantes, quien hizo una atrapada en el Juego 4 de la Serie Divisional de la Liga Nacional de la que se hablará por muchos años, reunió a sus compañeros y a los reporteros en el clubhouse tras la victoria sobre los Nacionales en el AT&T Park el martes.

"Paren sus entrevistas", ordenó Pence y decenas de personas se acercaron para escuchar el discurso del guardabosque.

"Se siente chévere haber encontrado la manera de ayudar", dijo Pence posteriormente - una sutileza viniendo de alguien que se estrelló contra la pared del jardín derecho para robarle extra bases a Jayson Werth y permitir que la noche del abridor Ryan Vogelsong terminara con un punto alto. "Dada la oportunidad, te hace sentir muy bien".

Vogelsong limitó a los Nacionales a una carrera y dos hits en 5.2 innings de labor en la victoria decisiva el martes.

Pence siguió de un humor generoso durante la celebración de su equipo, ya que repartió cigarros a sus compañeros para acompañar el champán y la cerveza.

No es la primera vez que los Gigantes se ven en esta posición, ya que disputarán el banderín del Liga Nacional en la Serie de Campeonato por tercera vez en los últimos cinco años. En las primeras dos ocasiones, sus esfuerzos culminaron en desfiles para celebrar un triunfo de Serie Mundial. Pero eso no hizo el triunfo del martes fuera menos dulce.

"Uno nunca se cansa de esto", manifestó el inicialista Brandon Belt. "Feliz de seguirlo haciendo y ojalá podamos convertirlo en una Serie Mundial este año".

"Se siente muy bien", agregó el receptor Buster Posey. "Es un ardor bueno".

Quizás lo más importante que se llevan los Gigantes es saberse capaz de ganar prácticamente bajo cualquier circunstancias. San Francisco ganó la serie ante los Nacionales tres victorias por una a pesar de que anotaron apenas nueve carreras y de que algunos de sus jugadores claves se han ausentado por lesiones.

"Somos resistentes. Nunca nos damos por vencidos", dijo Belt. "Sabemos que estamos sin algunos jugadores, piezas importantes de nuestro lineup, pero eso simplemente significa que alguien más tiene que dar la cara y parece que eso es justo lo que sucede cada vez que jugamos".

Para uno de esos jugadores - el jardinero izquierdo Michael Morse, quien no vio acción durante la Serie Divisional debido a una lesión en un músculo oblicuo del costado izquierdo pero dice estarse sintiendo "al 100 por ciento" ahora mismo - la victoria podría significar otra oportunidad para contribuir.

"Creo que habla mucho de este equipo y esta organización", dijo Morse. "Como dice [el manager Bruce] Bochy: es esa sangre de campeón".