Matheny exhibe calma todo el tiempo en San Luis

SAN LUIS - En el 2012, Mike Matheny tomó las riendas de un equipo de los Cardenales que venía de ganar la Serie Mundial bajo el dirigente Tony La Russa, quien dos años después sería exaltado al Salón de la Fama como manager.

La Russa había sucedido en San Luis a Joe Torre, otro Salón de la Fama. Y Torre había llegado después de Whitey Herzog, otro exaltado a Cooperstown.

En otras palabras, Matheny-sin experiencia previa como manager ni coach siquiera-trataba de llevar la antorcha de una tradición ganadora de 32 años que había estado en manos de tres pilotos Salón de la Fama.

Hasta ahora, han abundado los éxitos. Los Cardenales han clasificado para la postemporada en cada una de las primeras tres campañas con Matheny al mando, incluyendo un banderín de la Liga Nacional hace un año. Y con su triunfo sobre los Dodgers en la Serie Divisional del 2014, lucharán su cuarta Serie de Campeonato de la Liga Nacional en forma consecutiva.

"Yo diría que la fórmula es contar con jugadores talentosos", dijo Matheny, de 44 años recién cumplidos. "Llegué a una situación en un equipo que acababa de ganar la Serie Mundial, así que ya había mucho aquí antes de aparecerme yo. Ya había una gran cultura establecida aquí.

"Era cuestión de seguir adelante con eso y también tratar de aprender cómo podíamos mejorar. Eso y adquirir a jugadores con el material indicado; es una poderosa combinación".

Con 88, 97 y 90 victorias en sus tres temporadas al mando de los Cardenales, Matheny es el segundo manager en la historia de la Liga Nacional en clasificar para los playoffs en cada una de sus primeras tres campañas como timonel. El primero fue Larry Dierker con los Astros de 1997 a 1999. Y Dierker había bajado directamente de la cabina de transmisiones de Houston al dugout del entonces Astrodome.

Un aspecto destacado de Matheny en su tiempo como manager de San Luis, sobre todo este año con la reñida pelea en la recta final por el título de la División Central de la Liga Nacional, es la calma que exhibe en la cueva-pase lo que pase en el juego.

"Parece que nada le molesta", dijo el jardinero de los Cardenales, Peter Bourjos, quien juega en su primera temporada bajo la tutela de Matheny. "Perdamos, ganemos, él nunca demuestra lo que está sintiendo".

Por supuesto, Matheny ha tenido que aprender sobre la marcha, al igual que los casos de Robin Ventura en los Medias Blancas y Walt Weiss en los Rockies.

"Son 162 juegos cada año, tratando de saber qué me falta, qué necesito aprender", comentó Matheny, quien ganó cuatro Guantes de Oro en 13 temporadas como receptor de Grandes Ligas-incluyendo cinco años con los Cardenales bajo La Russa-con promedio de por vida de .239. "Pero en vez de la lista volverse más corta, parece que sigue creciendo.

"Creo que todavía hay mucho que aprender", continuó Matheny, quien lleva marca de 275-211 en sus tres campañas en la cueva.

Por supuesto, Matheny ha dirigido muchos juegos de postemporada-algo que requiere de la habilidad de adaptarse y no desesperarse en situaciones de presión.

"Siempre está bien equilibrado", dijo Bourjos. "Es bueno tener eso como manager".

"Sabe cuáles botones hay que oprimir", agregó el guardabosque de San Luis, Jon Jay. "Nos sigue y nos deja jugar".

Con cada octubre ha habido circunstancias diferentes, con jugadores distintos. Matheny también ha tenido que adaptarse en ese sentido.

"Tuve la oportunidad de hablar con algunos de nuestros veteranos sobre la experiencia de estar en la postemporada, y cómo cada muchacho lo hace de manera diferente", relató el manager. "Fui afortunado de jugar con algunos peloteros muy buenos que también me enseñaron cómo manejar eso.

"Creo que es algo que sigue evolucionando, a la vez que llegan jugadores que vienen de diferentes culturas y aprendes qué los motiva".

La constante en San Luis desde el 2004, por supuesto, es el receptor boricua Yadier Molina. Fue Molina precisamente que asumió la receptoría titular del equipo cuando Matheny firmó como agente libre con los Gigantes en el 2005.

"Son ocho campañas diferentes en postemporada", dijo Matheny acerca del veterano puertorriqueño. "Esa experiencia no tiene precio".

Mientras tanto, con las victorias y las derrotas, Matheny mantiene la calma.

"Mike simplemente te deja salir a jugar", dijo Bourjos. "Confía en sus jugadores".