González tratará de mantener con vida a Nacionales

SAN FRANCISCO - Gio González y Ryan Vogelsong suman entre los dos 23 días sin tirar una pelota en un partido, pero hoy tienen la responsabilidad de abrir un encuentro que pudiera cambiarle el destino a la Serie Divisional de la Liga Nacional.

El zurdo González va por los Nacionales de Washington, que tratan de empatar la serie y forzar la celebración de un quinto encuentro en la Capital.

El derecho Vogelsong toma la bola por los Gigantes de San Francisco, a un paso de avanzar a la Serie de Campeonato por tercera vez en apenas cinco años.

"Nos ha brindado realmente aperturas fantásticas en las seis semanas recientes", informó sobre González el dirigente de los Nacionales, el ex tercera base Matt Williams. "Ha trabajado hasta lo profundo muchas veces y usado todos sus envíos con maestría. Ojalá nos ofrezca algo similar el martes".

Los números respaldan los comentarios de Williams. González tuvo este año una marca de 10-10, 3.57 que palidece con un fantástico 21-8, 2.89, que lo convirtió en finalista para el Premio Cy Young de la Liga Nacional en 2012, pero en sus nueve aperturas recientes ha permitido tres carreras limpias o menos, incluyendo su inicio final del 25 de septiembre en el que maniató a los Mets de Nueva York en apenas un imparable en siete capítulos en salsa blanca.

"He lanzado aquí unas cuantas veces, especialmente con el uniforme verde y oro [de Oakland], así que va a ser bien chévere abrir este juego", expresó el zurdo de ascendencia cubana nacido en Hialeah, Florida. "Tan pronto llegué me fui a tomar un café y un aficionado me dijo 'soy un fanático de los Atléticos y te recuerdo, solamente quiero desearte suerte'".

Para González, el zurdo de la curva maravillosa, una buena apertura en San Francisco sería como una especie de reivindicación por lo que le ocurrió en 2012, cuando tuvo efectividad de 4.50 en sus dos aperturas frente a los Cardenales de San Luis en la respectiva Serie Divisional.

En contraste, toda la postemporada de 2012 le trae excelentes recuerdos a Vogelsong, un derecho de 37 años de edad, porque fue uno de los brazos más consistentes de los Gigantes a la hora buena.

Hilvanó promedio de carreras limpias permitidas de 1.80 en su apertura frente a los Rojos de Cincinnati en la Serie Divisional; ganó dos partidos con 1.29 en dos inicios frente a los Cardenales en la Serie de Campeonato y luego se impuso a los Tigres de Detroit en la Serie Mundial con 5.2 episodios en blanco en su único comienzo en el Clásico de Octubre.

"Le tenemos toda la confianza del mundo", aseguró el dirigente de los Gigantes, el ex receptor Bruce Bochy. "Nos sentimos bien seguros con él en la lomita. Espero un juego cerrado. Nos ayudó mucho en 2012 y pienso que ha tenido una mucha mejor temporada en 2014 de lo que las cifras indican".

Ciertamente, los números de Vogelsong en 2014 no fueron como para llamar con orgullo a su casa. En sus 32 aperturas tuvo registro de 8-13 y efectividad de 4.00 , en contraste con sus campañas de 2011 y 2012 cuando se apuntó 13 y 14 victorias, respectivamente.

Para Vogelsong, la apertura del martes pudiera tener un significado emocional especial ya que el nativo de Charlotte, Carolina del Norte, califica como agente libre después de que se cierre el telón de 2014.

"Bueno, eso no asomará a mi mente en este partido", descartó Vogelsong sobre la posibilidad de que tenga que emprender nuevos horizontes. "Ya tuve esos pensamientos a fines de la temporada. No la terminé lo bien que lo hubiera deseado".

A una pregunta de LasMayores.com, Vogelsong explicó que compensó el tiempo largo que pasó entre aperturas "trabajando en los jardines y en terreno plano, así como ejecutando un par de sesiones en el bullpen para limpiar algunas de las cosas de las que me estuve alejando a fines de la temporada.

La enorme concurrencia que suele plenar el hermoso AT&T Park será un estímulo especial para Vogelsong y si hace su trabajo significará que los Gigantes seguirían en la pelea por su tercer título de Serie Mundial en apenas cinco años, pero sabe también de sobra que si las cosas no le salen a pedir de boca todo eso pudiera irse por el desfiladero de la amargura.

"Solamente necesito enfocarme en hacer lanzamientos, ejecutar nuestro plan y fijarme en cada detalle", analizó Vogelsong. "Trataré de hacer diana en donde Buster [el receptor Posey] me ponga la mascota todas las veces que sea necesario".

Si Vogelsong logra su objetivo, los Gigantes pudieran celebrar por tercera vez en poco más de una semana. Si González tira otra perla de buen pitcheo, a lo mejor son los Nacionales los que hablarán en superlativo en el avión que los trasladaría a Washington para definir la Serie Divisional entre ambos equipos.