Molina, símbolo de la veteranía exitosa de San Luis

SAN LUIS - A sus 32 años, sigue Yadier Molina sigue con la etiqueta de mejor cátcher defensivo en Grandes Ligas.

Si les preguntas a los lanzadores de los Cardenales-empezando con el as Adam Wainwright-te dirán que es el receptor boricua que les da la confianza de tirar su juego y maximizar su potencial.

"Espero que no haya debate sobre eso", dijo Wainwright este año al calificar a Molina como el mejor receptor de las Mayores. "La gente habla tonterías si hay un debate sobre quién es el mejor-no sólo en la Liga Nacional, sino en todo el béisbol".

A la hora de atrapar a los corredores en intento de robo, Molina sigue siendo el rey, con .477 de porcentaje en ese sentido en el 2014--el mejor entre los cátchers con por lo menos 100 partidos jugados detrás del plato en la temporada regular.

"No hay nadie ni cerca", expresó Wainwright. "Hay algunos cátchers grandes, pero Yadier Molina es por mucho el mejor.

"Vamos a llegar a los puños bastante rápido si alguien dice que Yadi no es el mejor cátcher".

En cuanto a bateo se refiere, el oriundo de Bayamón mejoró con el madero hasta el punto de ganar un Bate de Plata en el 2013, año en que terminó tercero en las votaciones para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional al batear .319 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .863.

Después de debutar en Grandes Ligas con San Luis hace una década como buen receptor defensivo pero de poca producción con el madero, Molina ha logrado subir su promedio de por vida a .284.

"He aprendido mucho, sobre todo cuando tú tienes muchos años vas mejorando poco a poco", dijo Molina, cuyos Cardenales disputan una de las dos Series Divisionales de la Liga Nacional contra los Dodgers. "Cada año uno mejora, uno aprende más y la verdad es que me siento bendecido por estar aquí".

Aparte de los logros individuales-seis Guantes de Oro consecutivos y seis convocaciones seguidas al Juego de Estrellas, entre otros-a Molina se le ve como un verdadero líder en San Luis. Eso ha quedado evidenciado en los primeros dos partidos de esta serie vs. Los Angeles.

Por bien o por mal, fue Molina que dio la cara y respondió fuertemente cuando en el Juego 1 el veterano de los Dodgers, el mexicano Adrián González, protestó por los bolazos y los pitcheos pegados de los lanzadores de los Cardenales. Y en el Juego 2, fue Molina quien defendió el derecho de Lance Lynn de tirarle adentro a Yasiel Puig, cuando el cubano se quejó con él luego de poncharse.

Con tanta experiencia en playoffs/Serie Mundial - 82 partidos disputados, cuatro participaciones en el Clásico de Otoño y dos anillos de campeón - Molina es símbolo de la veteranía y calma de los Cardenales de la última década.

"Tenemos la confianza muy alta y sabemos lo que hay que hacer", dijo Molina, quien se vio limitado a 110 juegos en el 2014 debido a una lesión en el pulgar derecho sufrida en julio. "Los peloteros están positivos y es un equipo siempre ganador, en los playoffs, y este año estamos otra vez en los playoffs.

"Nosotros tenemos la experiencia y sabemos ganar", concluyó. "Tenemos el equipo, el talento y la habilidad para ganar".