Gracias a Kemp y Greinke, los Dodgers tienen vida

Gracias a Kemp y Greinke, los Dodgers tienen vida

LOS ANGELES - Los primeros dos juegos de la Serie Divisional de la Liga Nacional entre los Cardenales y los Dodgers han sido bien batallados. O como lo dijo el receptor de Los Angeles, A.J. Ellis, "Ambos equipos están luchando cada pulgada. Es buenísimo ver lo competitivo que está el béisbol ahora mismo".

Así mismo es.

Después de un Juego 1 con un regreso para el recuerdo de San Luis ante Clayton Kershaw y el relevo de los Dodgers, el sábado en el segundo choque parecía repetirse la historia cuando Matt Carpenter-el verdugo de los Dodgers en las últimas dos postemporadas-dio jonrón de dos anotaciones en el octavo inning para empatar el encuentro a dos carreras por bando.

Pero acto seguido en el cierre de la octava, Matt Kemp le conectó un enorme cuadrangular solitario al relevista Pat Keshek para darles a los Dodgers la ventaja definitiva, 3-2. Ahora la serie se traslada a San Luis para el Juego 3 el lunes en el Busch Stadium.

"Fue crucial", dijo Kemp. "Llegando al estadio, pensaba que teníamos que ganar este juego. Uno no quiere caer abajo 0-2 rumbo a San Luis. Es un ambiente difícil (allí).

"Ellos hubieran tenido el impulso, así que sabía que necesitábamos esta victoria. Fue grande para nosotros."

Hace un año, Kemp brilló por su ausencia en la postemporada de los Dodgers, debido a una lesión en el tobillo izquierdo que requirió de una cirugía en octubre pasado. Y este año le tomó un tiempo ajustarse al jardín derecho, luego de varios años como guardabosque central. Pero viniendo de una excelente segunda mitad de la campaña-incluyendo una designación como Jugador del Mes de septiembre en la Liga Nacional-el veterano dio el batazo más grande de la temporada de los Dodgers el sábado por la noche.

"Fue grande ese ahí", dijo Kemp al preguntársele si fue el jonrón más importante que ha dado en su vida. "Creo que en los playoffs, cuando das un batazo grande que puede ayudar a ganar a tu equipo, es grande. Entonces, ese definitivamente encabeza la lista de los grandes que he dado.

"Fue divertido y me alegro de haber podido hacer eso y ayudar a ganar al equipo".

El otro héroe de la victoria de Los Angeles fue el abridor Zack Greinke, quien tiró siete innings en blanco, en los que permitió apenas dos hits y ponchó a siete bateadores.

Viniendo los Dodgers de la dolorosa derrota en el Juego 1, Greinke llevaba una responsabilidad de peso en el segundo partido.

¿Sintió el derecho la presión en ese sentido?

"Traté de no hacerlo, porque cuando intento hacer más de lo que soy capaz, no me va bien", dijo el "otro" as de Los Angeles, quien desde el 15 de agosto lleva récord de 5-0 con efectividad de 2.05 en nueve aperturas. "Mi plan de juego siempre es mermar las expectativas y tratar de no hacer más de la cuenta. Me supongo que era importante (evitar caer abajo 0-2 en la serie), pero ésa era mi meta".

A pesar de que los Dodgers estuvieron en cierto peligro de ir a San Luis en desventaja de 0-2 en una serie al mejor de cinco, la verdad es que las hostilidades han estado bien parejas-de hecho, la anotación global está igualita con 12 carreras por bando.

"Conseguimos esta victoria. Obviamente es un juego que sentíamos que teníamos que tener", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Estoy seguro de que ellos se sienten bien también, porque hicieron lo que tuvieron que hacer (dividir los primeros dos choques en Los Angeles).

"Pero nosotros hicimos lo que teníamos que hacer (el sábado). Eso nos devolvió a (una posición competitiva) en la serie".