Greinke se mide a Cardenales en playoffs una vez más

LOS ANGELES - Cuando se habla de pitcheo abridor de los Dodgers, el primer nombre que se menciona es el de Clayton Kershaw, quien ahora mismo lleva la etiqueta de mejor pitcher del mundo.

Sin embargo, cuando se habla del equipo de Los Angeles y su nómina de más de US$235 millones, hay otro astro del montículo que le sigue a Kershaw: El derecho Zack Greinke, quien abrirá el Juego 2 por los Dodgers el sábado contra los Cardenales con los azules abajo 0-1 en su Serie Divisional de la Liga Nacional.

"Obviamente Zack representa ese 1-2 que tenemos. Consideramos que tenemos dos abridores número 1", dijo Mattingly acerca de Greinke, quien tuvo marca de 17-8 con efectividad de 2.71 en 32 aperturas por los Dodgers en el 2014, año en que devenga salario de US$26 millones.

Greinke tiene amplia experiencia vs. los Cardenales en playoffs: En la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del 2011 lanzando por los Cerveceros y hace un año en su primera temporada vistiendo el uniforme de Los Angeles.

Hace tres años no le fue tan bien ante San Luis en octubre, cuando en dos aperturas tuvo marca de 1-1 y efectividad de 6.17 (ocho limpias en 11.2 entradas) contra un equipo que llegaría a ganar la Serie Mundial. Pero en el 2013, Greinke tuvo 2.40 en dos salidas y 15.0 innings--incluyendo una joya en el Juego 5 que prolongó la serie--antes de que los Cardenales le cayeran a Kershaw en el sexto choque para llevarse el título de la Liga Nacional.

"Los Cardenales me han eliminado en ambas ocasiones en los playoffs; si bien es cierto que no representa más motivación, también es verdad que es un poco difícil perder dos veces ante el mismo equipo".

En la temporada regular del 2014, Greinke tuvo 1-1 en dos salidas con promedio de carreras limpias de 3.55 vs. San Luis y, de por vida, lleva 9-4 en 14 juegos (12 aperturas) con 3.55.

El derecho expresa su respeto por los Cardenales, a la vez que cree que es una ventaja el haberlos enfrentado tantas veces en su carrera.

"Son un equipo más inteligente que la mayoría", dijo el lanzador, quien cumplirá los 31 años el próximo 21 de octubre. "Pero el hecho de haberme medido a ellos tanto me ayuda a saber cuáles son sus huecos y dónde me gusta lanzarles".

Al explicar por qué halla a los Cardenales como un equipo más inteligente que la mayoría de los otros, Greinke puso al jardinero Jon Jay como un ejemplo.

"Un año le hacíamos out y el otro nos bateaba. Luego, al año siguiente le hacíamos out porque le hacía swing a los pitcheos en cambio, y ahora le va bien ante (esos lanzamientos).

"No sé si lo hace de manera consciente, pero es un ejemplo de cómo un jugador de los Cardenales hace los ajustes mejor que la mayoría de los otros equipos".

Esta es la tercera postemporada de Greinke. Su primera fue para el olvido con Milwaukee, con promedio de carreras limpias de casi 7.00. Su segunda del año pasado fue mucho mejor, con seis rayas merecidas permitidas en 25.0 episodios.

"Los muchachos normalmente dicen que la experiencia en playoffs es buena, y creo que eso es verdad porque la primera vez, como que no sabes qué esperar", dijo el oriundo de Orlando, Florida. "Sé que la segunda vez me sentí mucho más cómodo en el montículo.

"La segunda vez fue más fácil y espero que ésta sea hasta mejor".