El bullpen de Detroit se ha desmoronado vs. Orioles

BALTIMORE, Maryland -- Abajo por tres carreras en el octavo inning, los fanáticos de Baltimore se pusieron contentos cuando avistaron la silueta corpulenta y la tupida barba de Joba Chamberlain, quien avanzaba rumbo al montículo.

Tan mala es la reputación de los relevistas de los Tigres de Detroit que los aficionados rivales celebran cuando aparecen en escena. Luego Chamberlain se llevó más aplausos de los espectadores, quienes vieron cómo falló y abandonó la lomita.

Chamberlain, el derecho con la tarea de preparador de mesa, sacó el primer out, al retirar a Alejandro De Aza con un rodado por la intermedia. Pero no pudo retirar a los siguientes tres, y lo que era una ventaja de tres anotaciones para Detroit se volteó para sentenciar una derrota por 7-6 en el segundo juego de la serie de primera ronda de la Liga Americana.

Después de alcanzar la serie de campeonato en los tres años previos, los Tigres están al borde de la eliminación en el duelo al mejor de cinco partidos.

Y la culpa se enfoca en el desempeño de su asediado bullpen, incluido Chamberlain y el mexicano Joakim Soria.

"El único culpable soy yo, no hay que darle vueltas al asunto", afirmó Chamberlain, cuya efectividad tras dos juegos en la serie alcanza un sideral promedio de 108.00.

Fue el segundo juego seguido en que el relevo de Detroit fue vapuleado en el octavo inning. En el primero de la serie endosaron ocho anotaciones en una derrota por 12-3.

"Se supone que cuando tienes una ventaja de tres carreras al entrar en los últimos innings, sabes que tienes que completar el trabajo, pero no pudimos hacerlo", dijo el piloto Brad Ausmus.

Este revés duele más que el primero, por la ventaja que los Tigres desperdiciaron, pero sobre todo porque Ausmus debió tomar nota de que ahora mismo Chamberlain y Soria no son de fiar.

Luego que Chamberlain permitió un sencillo a Steve Pearce, que acercó 6-4 a los Orioles, Ausmus decidió llamar a Soria y el mexicano transfirió con boleto al primero bateador que enfrentó para congestionar los senderos. El siguiente que enfrentó --Delmon Young-- no perdió tiempo al pescarle el primer pitcheo que vio para mandarlo al rincón del bosque izquierdo y limpiar las almohadillas, lo que colocó en la pizarra el 7-6 definitivo.

"Es una situación que nos aflige a todos", se lamentó Soria. "Hice un buen lanzamiento, un slider bajito".

En el aire quedó flotando la sensación que Ausmus debió haber empleado algo más Aníbal Sánchez, el abridor que quedó relegado al bullpen tras sufrir un tirón en el pectoral derecho que le dejó fuera seis semanas en el tramo final de la temporada regular.

Sánchez entró en el sexto en relevo de Justin Verlander, encontrando un hombre en circulación sin outs.

El venezolano estuvo intratable al retirar a los seis bateadores que enfrentó, con dos ponches, dos rodados y dos elevados al cuadro interior.

"Estaba fuerte y me sentí bien", dijo Sánchez, quien en su carrera en las mayores sólo tenía dos actuaciones previas como relevista, una en su año de novato en 2006 y una salida de un inning el mes pasado para ponerlo a prueba de cara a los playoffs. "Tuve que salir agresivo. Pero tenía buen comando".

Sánchez realizó 30 pitcheos, 21 para strikes. Y Ausmus indicó que esa carga era más que suficiente para un pitcher que recién sale de una lesión.

Cuando a Sánchez le preguntaron sobre si debió haber seguido, su respuesta fue tajante. "Era el momento para el preparador. Estamos ganando por carreras. Le tocaba a Joba, ese es su trabajo".

Si no se toma en cuenta a Sánchez ni a sus dos innings impecables, el bullpen de Detroit tiene efectividad global de 27.00, con 11 carreras permitidas.

Se creyó que la adquisición del cerrador Joe Nathan, además de Chamberlain y Soria, les daría las garantías para este octubre.

Pero las pesadillas persisten con sus relevistas, los más señalados en la derrota ante Boston en la serie de campeonato del año pasado.

¿Alguna solución?

"No tengo una respuesta", dijo Ausmus. "Pero si el domingo tenemos una ventaja en el octavo inning, vamos a tener que encontrar a alguien".