Ha habido un auge en equipos de mercado pequeño

Los fanáticos se congregaron esta semana en el estadio Kauffman de Kansas City para animar a los Reales antes de su primer partido de postemporada desde 1985.

La gente levantaba pancartas con las palabras "We Believe" (Creemos) durante otra celebración en el Market Square de Pittsburgh, en preparación para la segunda aparición consecutiva de los Piratas en los playoffs, después de una ausencia de 21 años en estas épocas del año.

Ayudados por el dinero de la repartición de ganancias y cambios en el convenio laboral del béisbol, muchos equipos de los mercados más pequeños de Grandes Ligas han resucitado y tienen oportunidades para alcanzar los nuevos playoffs de 10 equipos cada octubre.

"Salgo a pasear a mis perros todos los días a las 9 en el mismo trayecto de tres millas, y en abril y mayo nadie me detenía. La gente sólo pasaba de largo", comentó George Brett, miembro del Salón de la Fama tras una extraordinaria carrera con los Reales, y ahora vicepresidente del equipo. "Entonces, en agosto y septiembre, los mismos vehículos que pasaban de largo empezaron a detenerse, a sonar las bocinas y gritar, `¡arriba los Reales!'. Es increíble. Esta es gente que ni siquiera conozco".

Con el regreso de los Reales a la postemporada, sólo los Marlins, Seattle y Toronto no han alcanzado los playoffs en la última década.

"Creo que es esencial para que el deporte sea un deporte nacional, y no sea un deporte que es popular sólo en el noreste (de Estados Unidos) donde hay un montón de equipos ricos", expresó el comisionado electo Rob Manfred.

De todas formas, el campeonato sigue siendo un premio difícil de conseguir para los equipos con las billeteras más pequeñas. Cada equipo que ha ganado la Serie Mundial desde los Marlins en 2003 ha tenido una nómina salarial entre las 13 más caras de las mayores esa temporada.

"Creo que no hay forma de subestimar el impacto del convenio laboral en equipos en mercados como el nuestro y Kansas City", dijo el presidente de los Piratas, Frank Coonelly. "Sencillamente, sin la repartición de ingresos en Grandes Ligas, no podríamos existir en Pittsburgh, y sería muy difícil existir en hasta cinco u ocho otros mercados en el béisbol".

De todas formas, algunos equipos creen que las medidas implementadas, que incluyen desde 2012 un límite en el gasto en jugadores amateurs, todavía no son suficientes.

"Hay más medidas que se pueden y se deben tomar para seguir mejorando el balance competitivo en Grandes Ligas", agregó Coonelly. "Hemos avanzado mucho, pero todavía falta bastante".

A pesar de la implementación de un impuesto a los gastos excesivos, los campeones del Oeste de la Liga Nacional, Dodgers de Los Angeles, elevaron su nómina a una cifra sin precedentes de 255,9 millones de dólares.

Entre los equipos que alcanzaron a los playoffs están Detroit (cuarto en nómina, con 173 millones), San Francisco (sexto, 165 millones), los Angelinos de Los Angeles (séptimo, 164 millones), Washington (noveno, 146 millones), San Luis (11ro, 121 millones), Baltimore (14to, 112 millones), Kansas City (19no, 97 millones), Oakland (22do, 92 millones) y Pittsburgh (27mo, 78 millones).

Los Yanquis de Nueva York (segundo, 216 millones) y Boston (quinto, 168 millones) no se clasificaron a los playoffs, la primera vez que ambos quedan fuera al mismo tiempo desde 1993. Filadelfia (tercero, 184 millones) terminó último por primera vez desde 2000.

"Creo que la repartición de ganancias hizo que se juegue en igualdad de condiciones en una temporada de 162 partidos, y cuando analizas el balance competitivo, tomas en cuenta la cantidad de equipos que tienen la posibilidad de ganar la Serie Mundial", comentó el presidente de los Marlins, David Samson.

Dave Skretta contribuyó con este despacho.