Wainwright quiere robarle el show a Kershaw el viernes

LOS ANGELES - Mientras contestaba la primera pregunta de su rueda de prensa el jueves, el derecho Adam Wainwright fue interrumpido por la alarma de incendios en el Dodger Stadium.

El lanzador veterano, abridor de los Cardenales para el Juego 1 de la Serie Divisional contra los Dodgers en Chávez Ravine el viernes por la tarde, pudo disfrutar un momento leve antes de la seriedad que le espera.

"Eso fue un truco para que todos los medios vinieran", bromeó Wainwright. "Ya eso es todo. Buena charla".

Después de la falsa alarma, al veterano de 33 años se le preguntó acerca del reto de enfrentarse a nada más y nada menos que a Clayton Kershaw, zurdo estelar de los Dodgers que seguramente ganará su segundo Cy Young seguido y el tercero de su carrera en la Liga Nacional.

"No le hago mente a lo que pasó en la temporada regular", dijo Wainwright acerca de Kershaw. "Obviamente Clayton tuvo una campaña regular increíble. Ahora vamos a la postemporada y el juego está para cualquiera. Esto se trata de un partido para el resto de tu vida, así que llegaremos con esa mentalidad y estaremos listos".

Kershaw fue líder de Grandes Ligas en victorias, efectividad y otro sinnúmero de departamentos de pitcheo este año. Pero Wainwright tampoco se quedó muy atrás en el 2014.

El as de los Cardenales terminó la temporada regular con marca de 20-9, promedio de carreras limpias de 2.38 (tercero en la Nacional) y tres blanqueadas, líder del circuito en esa última categoría. De hecho, Wainwright fue el caballo de una rotación de San Luis que ganó 23 partidos por blanqueada-la mayor cantidad en Grandes Ligas.

El diestro llega a su salida del viernes con marca de por vida de 4-5 y efectividad de 2.90 en 14 juegos (11 aperturas) vs. los Dodgers. En su única presentación vs. Los Angeles este año, se vio brillante al permitir una sola vuelta en 8.0 entradas, pero cargó con la derrota.

En la Serie de Campeonato de la Liga Nacional la temporada pasada, pitchó bien al tirar 7.0 innings y permitir dos carreras en su única apertura-pero también fue el lanzador derrotado.

Pero para Wainwright, nada de eso importa, sino la tarea del viernes.

"Este año, llegando a la campaña, me dije que desde el principio iba a dejar de ponerle atención a las distracciones de fuera", expresó el oriundo del estado de Georgia. "No iba a pensar en si los bateadores habían tenido éxito contra mí en el pasado, ni iba a perderme en eso de los enfrentamientos y lo que dijeran los medios y los fans.

"Sólo iba a enfocarme en hacer mis pitcheos, y eso es lo que voy a hacer (el viernes)".

Ese es el tono que quiere establecer Wainwright para su propia actuación y para los Cardenales en esta serie.

"Adam tiene aplomo en el montículo, una calma, pero al mismo tiempo tiene la ferocidad de un competidor", dijo el manager de San Luis, Mike Matheny. "Él sabe que lo mucho que se ha hablado de Clayton, y con justificación. Y está ahí para competir, no sólo contra lo que los otros esperan de él, sino lo que él espera de sí mismo.

"Es el ejemplo de lo que debe ser un as y cómo se debería prepararse, ser líder dando el ejemplo", continuó el piloto. "Él sabe crecerse en el gran escenario y eso es exactamente donde estará (el viernes)".