Sin complejos, Nelson Cruz regresa a los playoffs

NUEVA YORK -- Nelson Cruz necesitaba un equipo dispuesto a darle una segunda oportunidad y los Orioles de Baltimore estaban en condiciones para añadir un bateador de poder a su alineación.

Para un pelotero marcado con el estigma de una sanción por un dopaje, la prioridad del dominicano Cruz en este 2014 era restablecerse.

"Actuó sin quejarse de nada, sin complejos, como otro jugador más", resaltó Buck Showalter, el mánager de los Orioles. "Su actitud fue la correcta. Tenía que responder a los cuestionamientos que se le hicieron, sobre por qué no le dieron un contrato a largo plazo y ahora está en una posición favorable para su futuro".

Después que terminó la pasada temporada con una suspensión de 50 juegos dentro del escándalo de dopaje de la clínica Biogenesis, Cruz firmó un contrato por 8 millones de dólares y un año, pactado justo antes del inicio de los entrenamientos de primavera. Fue la más que pudo conseguir tras rechazar la oferta de 14,1 millones y un año que le ofrecieron los Rangers de Texas.

Su respuesta fue una campaña con un récord personal de 40 jonrones y 108 carreras impulsadas. También igualó su mayor cantidad de juegos disputados con 159, para que Baltimore se clasificara a los playoffs por segunda vez en tres años, al ganar con holgura el cetro de la división Este de la Liga Americana.

"De ninguna manera", dijo Cruz cuando la semana pasada le preguntaron sobre si al inicio de la campaña si pensó que alcanzaría la cifra de 40 jonrones. "Era un número que no lo esperaba. Los números llegan si uno se mantiene sano. Ese es siempre lo que quiere un pelotero, el poder estar saludable para jugar todos los días".

Cruz vuelve a una postemporada a partir del jueves, cuando sus Orioles reciben a los Tigres de Detroit en la serie de primera ronda de la Liga Americana, al mejor de cinco juegos.

Para Baltimore, el dominicano de 33 años aporta una vasta experiencia de postemporada, en 34 juegos que abarcan el ciclo 2010-2012 con los Rangers de Texas, incluyendo dos Series Mundiales. Acumula 14 jonrones y OPS de 1.018 en 137 apariciones en el plato.

Hace un año y tras purgar su suspensión, Cruz reapareció a tiempo para el juego de desempate por el wildcard que los Rangers perdieron ante Tampa Bay. Se fue 4-0 con un ponche como bateador designado y su rodado al campocorto puso fin al duelo.

Cruz tenía 27 jonrones con 76 impulsadas previo a la suspensión.

Luego de una temporada completa, Cruz afronta los playoffs en forma: "Por más que te preparares practicando, no es lo mismo que ir a jugar".

Y su presencia en la alineación de los Orioles, junto a Adam Jones y Nick Markakis, es esencial luego que el equipo perdió a Manny Machado y Matt Wieters por lesiones y luego a Chris Davis por una suspensión de 25 juegos por consumo de anfetaminas.

Cruz prácticamente concentró el grueso de su producción previo a los últimos dos meses de la campaña, ya que apenas conectó un jonrón desde el 7 de septiembre y sólo registró tres juegos en los que produjo más de una carrera desde el 11 de agosto. Pero acumuló 10 juegos de más de un hit en septiembre.

"Mantengo la misma rutina desde el primer día. Estoy tranquilo", dijo Cruz. "Ahora viene la parte más difícil, en la que uno está más atento. Nuestro equipo tiene como bendición es que es muy profundo. Hemos perdido jugadores y supimos seguir con otros que vinieron vía cambio o de las ligas menores, todos haciendo un enorme trabajo, más el soporte de nuestro pitcheo. Por eso hemos llegado a donde estamos".