Pittsburgh salió del letargo para volver a clasificar

Pittsburgh salió del letargo para volver a clasificar

ATLANTA -- Los Piratas arrancaron el 2014 con un tropezón. Ahora terminan la temporada marchando a todo motor en el carril de adentro en la Liga Nacional.

A continuación los cinco factores que le dieron vuelta a la temporada de Pittsburgh:

Josh Harrison surgió como pieza clave

"¿De dónde salió Harrison?" era la interrogante más común en los palcos de prensa del Viejo Circuito.

"De la oscuridad de la banca de los Bucaneros" era la respuesta.

Durante las primeras tres campañas del guardabosque con Pittsburgh, los directivos del equipo claramente lo consideraban como un jugador que podía ser parte del roster pero con algunos defectos. Jugó por todas partes, incluyendo Triple-A Indianápolis. Del 2011 al 2013, Harrison agotó 575 turnos a nivel de las Grandes Ligas -- y 550 en las Ligas Menores.

A mediados de mayo, el dominicano Starling Marte y el venezolano José Tábata sufrieron lesiones en el mismo encuentro. Luego el intermedista Neil Walker se sometió a una apendicetomía. Cuando el quisqueyano Pedro Alvarez tuvo problemas con sus tiros desde la antesala, Harrison se estableció en dicha posición. Llenó de energía a los Piratas, pero en vez de hacerlo en ocasiones como suplente, lo hizo a diario como titular.

Jeff Locke y Vance Worley al rescate

Al terminar el mes de mayo, Pittsburgh había jugado 55 partidos y sus abridores habían registrado apenas ocho victorias. Luego las cosas empeoraron: El dominicano Francisco Liriano (dolencia en el oblicuo izquierdo) y Gerrit Cole (molestias en el hombro de lanzar) pasaron a la lista de incapacitados.

Para llenar los vacíos, los Bucaneros subieron a Jeff Locke y Vance Worley, dos piezas en su sucursal de Indianápolis que eran el Plan B. No solamente le dieron tiempo a los dos ases para recuperarse, sino también brindaron presentaciones sólidas y consistentes para que las lesiones tuvieran un menor impacto.

Locke hizo que todos se olvidaran del dominicano Wandy Rodríguez. Worley encontró un lugar en el grupo de abridores cuando una hernia marginó a otro veterano, Charlie Morton.

Mark Melancon tuvo su oportunidad y caso cerrado

La falta de un cerrador estelar ha arruinado las esperanzas de muchos contendientes durante varios años. Los Piratas temían el mismo destino cuando una lesión y un bajo rendimiento frenaron a Jason Grilli.

Gracias a un movimiento hecho hace 17 meses por el gerente general Neal Huntington pensando en el futuro, Pittsburgh tenía otra alternativa: Mark Melancon, quien había sido taponero de los Astros en el 2011 y de los Piratas en el 2013 tras otra lesión de Grilli, llenó el vacío y dio la cara.

Incluso después de pasar dos meses de la campaña como preparador de mesa, Melancon ha surgido como uno de los mejores 10 cerradores con al menos 30 salvados.

Los bateadores emergentes se vistieron de héroe

Reforzar la banca nunca es una lujosa tarea, pero mejorar el grupo de suplentes era una de las principales prioridades de los Piratas. También es algo obligatorio, debido a los doble- cambios. Pittsburgh no agregó caras nuevas durante la temporada muerta -- pero Travis Snider y Gaby Sánchez cambiaron sus rutinas de preparación y se presentaron listos.

La adquisición de Ike Davis por medio de un canje con los Mets a finales de abril completó un trío perfecto. Los Bucaneros encabezan -- y por mucho -- las Grandes Ligas en impulsadas de parte de sus bateadores emergentes, con aquellos tres brindando la mayoría de la producción. El trío ha sido uno de los principales componentes de la personalidad luchadora del equipo.

No es cómo empiezas, sino cómo terminas

El torpedero Jordy Mercer, por el obstáculo que vio al hacer su transición como titular, y Marte, por lesión y asuntos personales, no aportaron mucho durante los primeros dos meses de la campaña. Mercer llegó a junio bateando .199 y Marte apenas .246.

Luego el campocorto se sintió más cómodo, el jardinero recuperó su salud, ambos se encendieron y los huecos en la ofensiva se cerraron. Después de la pausa del Juego de Estrellas, el bate de Mercer lo ha colocado entre los mejores torpederos y el OPS de Marte ha estado entre los mayores en la Gran Carpa.