Los Cardenales han sabido frenar el bateo contrario

Los Cardenales han sabido frenar el bateo contrario

SAN LUIS - La temporada de 1968 es recordado desde hace mucho tiempo como el "Año del Pitcher", ya que 20 equipos de Grandes Ligas se combinaron para tirar 338 blanqueadas y el Salón de la Fama Bob Gibson tuvo efectividad de 1.12 por los Cardenales.

Dicha campaña dominada por el pitcheo provocó que MLB bajara el montículo de 15 pulgadas de altura a 10, con el objetivo de fomentar más producción ofensiva.

En aquel 1968, los lanzadores de San Luis se combinaron para tirar 30 blanqueadas, cantidad que jamás se había igualado antes del 2014. Sin embargo, el miércoles el cuerpo monticular de los Cardenales logró una hazaña de pitcheo al llegar a 21 blanqueadas en la presente temporada, el mayor número desde 1968.

"Nos retamos uno al otro durante los entrenamientos este año-'¿Quién va a dar la cara y ser el hombre?'" expresó el derecho Adam Wainwright, después de tirar su quinta blanqueada de la temporada el miércoles. "Cada cinco días, contamos con muchachos que quieren hacer eso.

"Creo que con Lance (Lynn) y Shelby (Miller) pitchando de la manera en que lo han hecho, ha sido divertido de ver. Y cuando agregas a par de veteranos a nuestro staff, pues tenemos un gran staff".

Las 21 blanqueadas de San Luis pone al equipo en un empate con los Rays por el primer lugar de Grandes Ligas. Wainwright ha iniciado 11 de ellas, dos menos de las que tiró Gibson en 1968. Lynn está segundo en los Cardenales con cuatro aperturas que resultaron en blanqueadas.

"El pitcheo abridor ha estado muy fuerte para nosotros, y necesitamos que así siga", dijo el manager de San Luis, Mike Matheny. "Adam ha tenido una temporada excepcional y él ha estado en medio de muchas de esas blanqueadas que hemos visto. Necesitábamos que él diera la cara (el miércoles) y (lo que hizo vs. los Cerveceros) no debe de sorprendernos".

La joya de Wainwright el miércoles mejoró la efectividad colectiva de los Cardenales a 3.54, en una temporada en que el 25% de las victorias del equipo han sido vía blanqueada.

"No tienen miedo de pitchar", dijo el receptor de San Luis, el boricua Yadier Molina. "Atacan a los bateadores y tienen buen talento. Obviamente tienen buenas rectas y ahora están ganando más experiencia. Esa es la clave, creo. Cuando te ganas más experiencias, tienes más confianza y esto es lo que ocurre".