Altuve goza su nuevo récord de imparables en Astros

Altuve goza su nuevo récord de imparables en Astros

HOUSTON - Lo primero que hizo José Altuve cuando llegó a la segunda base después de su hit número 210 para empatar el récord de los Astros de Craig Biggio fue rendirle honor a éste de alguna manera.

Altuve saludó desde la segunda almohadilla a Biggio, quien estaba presente en el Minute Maid Park. Dos innings después de eso, el venezolano rompió la marca para una temporada de Biggio con un sencillo frente a los Indios.

Fue la culminación de una temporada improbable e increíble del segunda base de Houston, quien ha enseñado una notable habilidad de ponerle el bate a la bola.

"Tengo que salir a terminar fuerte la temporada", dijo Altuve. "Tenemos que ganar un par de juegos más para ponernos en buena posición, entonces fue bueno dar el 211 para que la gente pueda dejar de hablar de eso y podamos salir a jugar".

Altuve se convirtió en el primer jugador de los Astros en registrar seis juegos seguidos con dos hits o más desde que lo hizo Hunter Pence en el 2011. El martes, el maracayero se fue de 5-2 para subir su promedio a .343 y llegar más cerca de convertirse en el primer jugador en la historia de los Astros en ganar un título de bateo.

"Es especial para todos y para mí, porque conozco a José desde hace mucho tiempo y lo vi desde el principio", dijo el manager interino de los Astros, Tom Lawless, ex instructor de liga menor en el sistema de Houston. "Es especial para mí ser testigo de lo que vi (el martes). No olvidaré esto. Y sé que él tampoco lo olvidará. Podemos estar 20 años más en el béisbol sin volver a ver esto. Es así de especial".

Altuve, de cinco pies y seis pulgadas de estatura, encabeza las Grandes Ligas en hits y promedio, además de ser líder de la Liga Americana en bases robadas. Lleva 64 juegos de dos hits o más, un récord de la franquicia de los Astros, y es uno de sólo cuatro jugadores desde 1900 en tener por lo menos 211 hits, 43 dobles y 52 robos en una temporada.

"Sé que la gente se ha sorprendido algo por mi temporada, y yo también", dijo Altuve. "Me preparé todos los días y estoy trabajando muy duro. No estoy tratando de hacer demasiado, sino lo que sé hacer. No quiero desperdiciar turnos, sino luchar cada uno de ellos. Esa ha sido la clave este año".

Después de que Altuve empató la marca de Biggio en el quinto episodio frente a Corey Kluber, recibió una ovación de pie de sus compañeros y del público en Houston mientras saludaba a Biggio.

"Esa es la mejor sensación de mi vida, cuando ves a tus compañeros apoyándote de esa manera", expresó Altuve. "Eso me hizo sentir completo. Estoy saliendo a jugar al 100% para darle todo lo que tengo para ganar el juego. Cuando doy los hits y ellos reaccionan así-los compañeros, los coaches, los fans-eso me hizo sentir completo y muy contento".

Altuve no se detuvo ahí.

El público se puso de pie cuando el venezolano llegó al plato en el séptimo inning y se hizo sentir cuando Altuve le conectó al primer pitcheo al jardín central para su hit 211 de la campaña. Otra ovación de pie siguió dicho batazo; hasta algunos de los jugadores de los Indios participaron.

Kluber se bajó del montículo después del batazo que le dio el récord a Altuve.

"Es un gran logro para él tener más hits que cualquier otro en la historia de esa franquicia", dijo Kluber. "Hay que dejar que él disfrute eso".

"Es divertido ser parte de esto", dijo el receptor de los Astros, Jason Castro. "Creo que fue apropiado cómo ocurrió, otro partido de dos hits o más. Todo el mundo estaba contento por él en el dugout, no sólo cuando empató (el récord) sino cuando lo rompió".

Más adelante, Biggio felicitó a Altuve.

"Él me dijo, 'Felicidades, sigue dando tus swings'", relató Altuve. "Eso significa mucho viniendo de él. Eso significa que él estuvo viendo el juego. Llegó temprano para las prácticas de bateo y me dijo, 'Hey, dos más'. Él me animaba a hacerlo y eso me puso contento. Fue divertido de verdad".

Ahora que está en la cúspide de un título de bateo, el enfoque de Altuve no ha cambiado, sino sigue siendo el mismo del invierno pasado.

"Llegué al invierno con una mentalidad de trabajar fuerte y tratar de ponerme en un 100% de condiciones para llegar a la temporada y ayudar a mi equipo", dijo. "Estamos teniendo una buena temporada y todo el mundo está jugando duro. Esta fue la primera vez que no jugué pelota invernal.

Estamos (a mediados de septiembre) y me siento al menos en un 98% de mis habilidades", continuó. "Es bueno que no tomé ese tiempo para perderlo, sino para trabajar duro. Voy a hacer lo mismo en este invierno que viene, porque sé que podemos estar en los playoffs y voy a hacer todo lo que pueda para que eso sea una realidad".