San Luis ha vuelto a acelerar el paso en septiembre

San Luis ha vuelto a acelerar el paso en septiembre

Si estamos en septiembre, debe de ser el momento para que los Cardenales se hagan sentir. Eso mismo es lo que están haciendo, lo cual indica que octubre podría volver a ser especial en San Luis.

En el 2011, los Cardenales tuvieron 18-8 durante el último mes de la temporada regular para asegurarse el último día un cupo en los playoffs vía el Comodín. Siguieron el ritmo en la postemporada para conquistar su undécimo título de Serie Mundial.

La temporada pasada ocurrió algo parecido. San Luis tuvo récord de 19-8 en septiembre para ganar la División Central de la Nacional, superando a los Piratas y los Rojos. En octubre lograron ganar su 19no banderín del Viejo Circuito, antes de caer ante los Medias Rojas en la Serie Mundial.

Este año los Cardenales llevan 10-4 en septiembre y, luego de estar empatados con los Cerveceros en la cima para el último día de agosto, tienen ventaja de 3.5 juegos sobre Pittsburgh y de 5.0 sobre Milwaukee faltando 12 partidos por disputarse.

El manager Mike Matheny ha señalado a sus mejores tres abridores-Lance Lynn, Adam Wainwright y Shelby Miller-para tirar en una crucial serie de tres encuentros ante los Cerveceros esta semana en el Busch Stadium.

Ah, el pitcheo.

Los Cardenales llevan efectividad colectiva de 2.66 en este mes; sólo los Dodgers (2.65) han lanzado mejor en la Nacional. Ese es un indicio positivo también, por supuesto. Tanto en el 2011 como el 2013, San Luis contó con un pitcheo estelar en la recta final, con 3.13 hace tres años y 2.71 hace un año.

La tropa de Matheny no recordará el 2014 como una campaña fácil. La temporada pasada, los Cardenales contaron con una ofensiva extraordinaria, encabezando la Liga Nacional en carreras anotadas a pesar de terminar en el 13er lugar en jonrones (125).

San Luis hizo eso al batear para un increíble promedio de .330 con corredores en posición de anotar-un número histórico. Dicha cifra fue tan alta que el gerente general del equipo, John Mozeliak, sabía que probablemente no se repetiría.

Acertó el ejecutivo. Sólo los Reales han conectado menos jonrones que los Cardenales en Grandes Ligas. Y San Luis ha bateado .254 con corredores en posición de anotar, un número justo en medio del promedio en las Mayores. Como resultado, su ofensiva ha pasado de anotar 4.83 carreras por juego la temporada pasada a 3.85 en el 2014.

Mozeliak se preparó en ese sentido al firmar al torpedero dominicano Jhonny Peralta, trasladar a Matt Carpenter de la segunda base a la tercera e instalar al novato Kolten Wong en la intermedia.

Cuando Allen Craig tuvo problemas, fue cambiado a los Medias Rojas por John Lackey. Dicho movimiento profundizó la rotación abridora, pero también le dio más tiempo de juego al novato dominicano Oscar Taveras.

Wong y Taveras han tenido los altibajos propios de los novatos. Pero el balance general ha sido el resultado que todos querían: Los Cardenales se encuentran en el primer lugar de su división.

Mozeliak también trató de reforzar el pitcheo abridor al adquirir a Justin Masterson y Lackey. Ninguno de los dos se ha visto dominante. Masterson ha sido relegado al bullpen, mientras que Lackey ahora se ve como cuarto abridor del equipo.

Son Lynn, Wainwright y Miller, más el zurdo Marco Gonzales, le dan optimismo a los Cardenales. Aun con la estrella de otoño pasado, Michael Wacha, trabajando para recuperarse de una lesión en el hombro derecho, San Luis tiene que sentirse bien con su pitcheo.

Lynn lleva 2.06 desde el Juego de Estrellas, mientras que Miller ha permitido una sola carrera en tres aperturas este mes y parece estar tan bien como siempre.

Gonzales, primera selección del 2013 de los Cardenales, permitió una sola limpia en 5.2 entradas el domingo contra los Rockies y ha concedido sólo tres anotaciones en sus últimos 14.0 innings.

Lo más seguro es que Lackey sea el cuarto abridor para la postemporada (en caso de San Luis llegar a la ronda divisional), pero Gonzales representará otra opción interesante para Matheny desde el bullpen.

Claro, las cosas no son perfectas. Nada ha sido fácil para estos Cardenales a nivel ofensivo. Han anotado un poco más en este mes, 4.01 carreras por juego. Pero con el boricua Yadier Molina ya de regreso y Matt Holliday en medio de un gran mes, San Luis podría tener suficiente con el madero.

No hay un claro favorito en la Liga Nacional. Los Nacionales lucen como el equipo más profundo. Los Dodgers han superado cada prueba. Los Piratas y Gigantes son equipos buenos y resistentes.

Y está ese club de San Luis. Hemos visto tanto a los Cardenales en octubre en los últimos años que son como unos viejos amigos de regreso para otra visita. Este septiembre se siente así una vez más.