Acusan a hombre en caso de tráfico de Yasiel Puig

MIAMI -- Un empresario del sur de la Florida se declaró inocente el jueves tras ser arrestado por su supuesto papel en una organización de tráfico de personas que sacó de Cuba a Yasiel Puig, astro de los Dodgers de Los Ángeles.

Gilberto Suárez, de 40 años, presentó su declaración formal de asociación delictuosa para contrabandear extranjeros durante una breve audiencia en una corte federal de Miami, y se le concedió su libertad bajo una fianza de 120.000 dólares. Fue arrestado el miércoles por agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional, una rama del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

La acusación formal incluye pocos detalles y sólo identifica a Puig por sus iniciales. Pero sí exige la incautación de cualquier dinero que Suárez haya obtenido del contrato de Puig por 42 millones de dólares, así como poco menos de tres millones de dólares en efectivo, un condominio, una casa en Miami, un Mercedes-Benz 2014 y un Porsche 2013.

Una demanda civil interpuesta en Miami contra Puig contiene detalles sobre la presunta participación de Suárez en el plan delictivo.

Esos documentos describen al empresario como uno de los hombres radicados en Miami que financiaron el viaje de Puig en bote desde Cuba hasta Isla Mujeres, una villa pesquera y turística cerca de Cancún, México, en 2012. El precio inicial del recorrido fue de 250.000 dólares, y posteriormente los traficantes lo aumentaron a 400.000.

Una declaración jurada de un boxeador cubano que estaba en la embarcación señala que los que pagaron por el viaje a la larga contrataron a personas para que recogieran a las personas contrabandeadas de manos de los traficantes y las llevaran a la Ciudad de México. El púgil, Yunior Despaigne, dijo en la declaración que conoció a Suárez y a otros involucrados mientras estaba en la capital de México.

Puig, un jardinero de 23 años, después firmó un contrato con los Dodgers por siete temporadas y 42 millones de dólares. El toletero batea .290, con 13 jonrones y 60 remolcadas esta campaña.

Despaigne señala en la declaración que le dijeron que Suárez y otros supuestamente recibirían una buena tajada del contrato de Puig.

Posteriormente, después que Despaigne cruzó la frontera con Estados Unidos en Texas, indicó que se reunió con Suárez en Miami. Según declaró, al púgil le dijeron que uno de los traficantes originales que estaba lanzando amenazas porque no le habían pagado sería "neutralizado".

Suárez dijo al boxeador que buscara el nombre del hombre en internet, donde Despaigne encontró artículos que reportaban que había sido matado a tiros cerca de Cancún.

La demanda, radicada por un hombre que está preso en Cuba, alega que Puig lo acusó falsamente de tráfico de personas para quedar bien con las autoridades cubanas y poder volver a jugar con la selección de béisbol de la isla. El pelotero había sido marginado del equipo porque las autoridades del país temían que desertara.

Puig ha negado estas acusaciones a través de sus abogados.

En otro caso, Eliezer Lazo, descrito por fiscales como el cerebro de una operación masiva de contrabando humano desde Cuba, se declaró culpable el mes pasado de cargos de extorsión. Entre las más de 1.000 personas contrabandeadas en ese caso estaban varios atletas, entre ellos Leonys Martín, jardinero de los Rangers de Texas, de acuerdo con documentos judiciales.

Lazo enfrenta hasta 20 años de cárcel cuando sea sentenciado el 10 de noviembre. Un segundo hombre, Juan Urrutia, se declarará culpable la próxima semana en ese caso.