Los Orioles han superado mucho para triunfar este año

Los Orioles han superado mucho para triunfar este año

Ver a los Orioles arriba en el Este de la Liga Americana por 10 juegos podría llevar a alguien a llegar a par de conclusiones.

Primero, que la temporada ha sido fácil. ¿Qué estrés puede haber cuando tienes ventaja de 10.0 juegos? Y segundo, que los Orioles se salvaron de las lesiones devastadoras que han golpeado a los Yankees, Rangers, Bravos y otros.

No. Y no.

Los Orioles estaban a cinco partidos del primer lugar a partir del 16 de junio, en el tercer lugar de su división. Baltimore no subió a la cima para quedarse hasta el 5 de julio y, para el 31 de agosto, tenía ventaja de apenas 1.5 juego. Hasta las últimas semanas, no tenía nada asegurado.

¿Lesiones? Entre el receptor Matt Wieters y el tercera base Manny Machado, hay 180 partidos perdidos. Ninguno de los dos volverá a jugar en el 2014. El torpedero J.J. Hardy se ha perdido 16 compromisos y ahora mismo se encuentra fuera de acción con molestias en la espalda.

Estamos hablando de tres piezas clave del núcleo del equipo. Cuando se habla de liderazgo y ética de trabajo en los Orioles, Wieters y Hardy encabezan la lista. Y con apenas 22 años, Machado podría tener un futuro brillante.

Ninguna de esas bajas ha frenado a Baltimore. El equipo sigue adelante, sea con Chris Davis trasladándose a la tercera durante un tiempo o Caleb Joseph subiendo para encargarse de la receptoría.

En total, los Orioles han implementado un total de 42 jugadores, incluyendo 20 lanzadores. Pero han jugado su mejor béisbol en los momentos más importantes. Han dado 19 jonrones más que cualquier otro equipo de Grandes Ligas desde el Juego de Estrellas. El dominicano Nelson Cruz (39), Davis (26) y Adam Jones (25) llegaron al miércoles primero, noveno y duodécimo en la Americana en ese sentido.

La rotación de Baltimore lleva marca de 19-9 con efectividad de 3.18 desde el 1ro de agosto. Dicha rotación es el aspecto de los Orioles que la gente señala a la hora de afirmar que el equipo no está construido para triunfar en octubre. Pero si mides potencial en octubre con lo hecho durante una temporada regular, los Orioles pueden competir con cualquier otro conjunto.

Chris Tillman ha surgido como un abridor número 1, con 5-0 y 2.08 desde el Juego de Estrellas, Baltimore lleva récord de 22-9 cuando Tillman abre. Los demás integrantes de la rotación-el mexicano Miguel Angel González, Wei-Yin Chen, Bud Norris y Kevin Gausman-se ha visto sólido.

Buck Showalter es un gran manager, un líder y psicólogo brillante y un excelente dirigente táctico. Trabaja cada ángulo e indaga cada posibilidad. Los jugadores de Showalter saben que el piloto los apoya y que los pondrá en posición para triunfar.

Dan Duquette, vicepresidente ejecutivo de operaciones de béisbol, es uno de los mejores del negocio a la hora de hallar talento. No sólo se trata de gastar dinero, sino rodearse de gente de calidad que buscan a peloteros que en ocasiones pasan desapercibidos.

Al recibir dichos jugadores, Showalter los verá con la mente abierta y se enfocará en lo que saben hacer, en vez de lo que no hacen.

Showalter tenía cuatro años sin dirigir cuando el dueño de los Orioles, Peter Angelos, lo contrató después de 105 juegos en la temporada del 2010. Dos años después de eso, Baltimore clasificó por primera vez desde 1997 con 93 victorias.

El manager veterano será el primero en señalar que cuando él llegó a la organización, los Orioles contaba no sólo con un buen núcleo-Jones, Wieters y Jim Johnson-sino también muchachos que tenían mucho deseo de ganar.

"Estaban bien golpeados (por las derrotas)", dijo Showalter. "Estaban cansados de eso".

Showalter habló y enseñó. Delineó lo que era aceptable y lo que no se aceptaría. Tuvo que desprenderse de algunos muchachos.

Y luego llegó Duquette en el 2012, 10 años después de ser un ejecutivo por última vez en un equipo de Grandes Ligas.

Duquette se ha visto brillante. En las últimas tres temporadas, los Orioles han estado 15to, 15to y 19to en nómina. Llegar a la postemporada en dos de esos años habla de la habilidad del GG de hallar "gangas" como González, Steve Pearce y Chen.

El predecesor de Duquette, Andy MacPhail, ya llevaba a los Orioles por el camino indicado, pero Duquette y Showalter le pusieron los toques finales.

Ahora, una de las mejores ciudades beisboleras tiene un buen producto y se siente la energía en el Oriole Park del Camden Yards, uno de los estadios más bonitos de Grandes Ligas. Los Orioles cuentan con casi 30,000 espectadores por partido y terminarán con su mejor asistencia en nueve años.

Y claro, lo mejor podría estar por venir.