Infante cumple un rol clave como veterano en K.C.

Infante cumple un rol clave como veterano en K.C.

NUEVA YORK - El segunda base Omar Infante está en posición de disputar su quinta postemporada como ligamayorista este año, ya que sus Reales de Kansas City se encuentran en el primer lugar de la División Central de la Liga Americana y están jugando un béisbol impresionante.

Pero el rol del venezolano es algo distinto esta vez, ya que a diferencia de temporadas anteriores, Infante, de 32 años de edad, es ahora un veterano rodeado de jóvenes con poca experiencia - una condición que él considera conlleva cierta responsabilidad, sobre todo tomando en cuenta que los "Monarcas" no clasifican para los playoffs desde que ganaron la Serie Mundial de 1985.

"Como uno de los más veteranos aquí, trato de hablarle a los muchachos de que tenemos que pensar que somos ganadores", le dijo Infante a LasMayores.com. "No tenemos mucho nombre, pero tenemos un gran equipo. Tenemos un equipo para competir. Tenemos que pensar en eso".

Aparte de Infante - quien vio acción en los playoffs por los Tigres de Detroit en el 2006, 2012 y 2013 y por los Bravos de Atlanta en el 2010 - los únicos otros en el roster de Kansas City con experiencia de postemporada son el abridor James Shields, el relevista Wade Davis y el jardinero veterano Raúl Ibáñez. El capataz de los Reales, Ned Yost, fue a los playoffs todos los años como coach de los Bravos de 1991 al 2002 - con excepción de 1994, temporada que fue acortada por un paro laboral.

Entre los jugadores de los Reales que toman como ejemplo a Infante está su compatriota y compañero de la doble matanza, Alcides Escobar, de 27 años de edad.

"Tremenda persona y tremendo jugador", dijo el campocorto acerca de Infante. "Me llevo mucho de él".

El 7 de abril, Infante fue golpeado en la cara por un pitcheo del serpentinero Heath Bell de Tampa Bay y se le puso puntos, pero el infielder se perdió apenas dos partidos. Ahora mismo está jugando con molestias en el hombro derecho, con tal de ayudar al equipo.

"Me siento un poco mejor", dijo Infante, quien llegó al lunes con promedio de .254, seis jonrones y 59 remolcadas en 115 compromisos en lo que va de la campaña. "Todavía tengo problemas del hombro. Estoy recibiendo un poco de terapia y haciendo mucho ejercicio para poder jugar a diario y estar en el lineup, porque eso es lo importante.

"Estamos ganando y el equipo está jugando bien. Tengo que seguir así jugando con un poquito de lesión".

Tras observar a los Reales como rival divisional mientras pertenecía a los Tigres, Infante firmó con Kansas City por cuatro años y US$30.25 millones en diciembre pasado. El intermedista dice haber percibido desde entonces el potencial de los Reales del que tanto se ha hablado durante los últimos años.

"Me gustaba cómo jugaba el equipo; es un equipo que siempre ha jugado con mucha energía", manifestó Infante. "Es un equipo de jóvenes que tienen mucho talento. Una de las características que tenemos aquí es el pitcheo. Tenemos un gran bullpen, grandes abridores.

"El gerente (general Dayton Moore) formó un gran equipo - un equipo competitivo".

REPUNTE PARA EL RECUERDO
Los Reales llegaron al primer juego de una serie clave ante los Tigres - equipo que les pisa los talones - el lunes con ventaja de dos juegos en su división. Se trata de una situación inimaginable a mediados de julio, cuando Kansas City estaba a ocho juegos de Detroit y tenía foja de 48-50. Pero según Escobar, en ningún momento se sintieron descartados.

"Las esperanzas aquí siempre han estado al 100%", dijo Escobar. "Todos los muchachos tienen buen ánimo; siempre estamos juntos, demostrando que sí podemos hacerlo. Hay que continuar y seguir haciendo el trabajo porque nada está definido".

En cuanto a la falta de experiencia se refiere, el torpedero no lo considera un impedimento para el éxito del club.

"Siempre hay una primera vez", dijo.