Rubén Rivera conquistó el Festival de HR en la LMB

CANCÚN, México -- En medio de la lluvia, hubo pirotecnia en el Beto Ávila de Cancún y Rubén Rivera, por segunda vez en su trayectoria en la Liga Mexicana de Beisbol, se coronó en el HR Derby. Lo hizo en el marco de la edición 82 del Clásico de Media Temporada con dos jonrones en la primera ronda y uno en la Gran Final.

Con un ajuste de las reglas se desarrolló la competencia: en lugar de 10 outs se estipularon cinco y, en vez de dos rondas y la final, sólo hubo una y la Gran Final, para acortar el certamen debido al clima lluvioso que impera en el caribe mexicano.

Rivera atizó dos palos de vuelta entera en su primera oportunidad y empató en número con Jorge Guzmán, de los Rojos del Águila de Veracruz; sin embargo, el panameño, representante de los Rieleros de Aguascalientes, conectó los batazos más largos, lo que contó como criterio de desempate.

Por su parte, John Lindsey, de los Diablos Rojos del México, y uno de los favoritos por liderar la campaña regular con 16 vuelacercas, conectó cuatro en la primera ronda, suficientes para calificar a la fase en Final, en la cual no tuvo éxito y no pudo atizar uno solo.

Rivera conectó 17 jonrones en 2012; ahora, con una actuación atípica, bastaron tres jonrones en total para llevarse el HR Derby y el premio en efectivo de 15 mil pesos que otorgó New Era. A Lindsey le correspondieron 10 mil pesos, también patrocinados por la marca de la gorra oficial de la LMB.

"Me siento muy contento, creo que he ganado una edición histórica por todo lo que ha pasado. La verdad es que disfruto mucho este tipo de eventos, siempre es un honor. Además, reconozco el esfuerzo de la gente de ser pacientes, así como los propios jugadores, debido a la lluvia que nos ha estado molestado", comentó Rivera en la conferencia de prensa. Josh Whitesell y Refugio Cervantes se fueron en blanco, Ángel Berroa, Willis Otáñez y Rubén Mateo, sólo dieron un jonrón, respectivamente.