Regreso de Valverde acaba con el bullpen "por comité"

DETROIT - Se acabó el bullpen "por comité" de los Tigres. Ya volvió su cerrador.

A seis meses de haberse despedido del dominicano José Valverde, los felinos le dieron la bienvenida al equipo grande al otorgarle un contrato de liga mayor de un año y nombrarlo taponero oficial del equipo.

Esencialmente, los Tigres vuelven al mismo formato en el relevo que tuvieron durante la mayoría del año pasado, antes del colapso de Valverde en la postemporada.

Esto es algo que parecía imposible al principio de los entrenamientos y, aun con la firma del dominicano a un pacto de liga menor el 4 de abril, poco probable para esta altura de la temporada. Sin embargo, con las tres presentaciones de Valverde en los últimos días con Clase-A Lakeland, la gerencia de Detroit quedó convencida.

"Su material se ha visto muy bien", dijo el presidente/gerente general de los Tigres, Dave Dombrowski. "Creemos que está listo para llegar y cerrar los juegos."

Valverde, quien cumplió los 35 años el 24 de marzo, salvó 110 juegos por los Tigres del 2010 al 2012. Puso un récord de la franquicia en el 2011, con 49 salvamentos en igual número de oportunidades. Fue nombrado el Relevista del Año en Grandes Ligas luego de esa temporada.

En el 2012, el dominicano tuvo 35 rescates, pero la mayoría de sus números se vieron en declive.

En la postemporada, malogró dos oportunidades de salvamento consecutivas-una en la Serie Divisional vs. Oakland y otra en la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Yankees. De ahí Detroit se fue con un cerrador "por comité" durante el resto de la postemporada.

La última presentación de Valverde en el 2012 fue en el Juego 1 de la Serie Mundial contra los Gigantes, en un partido que ya estaba decidido.

Después del Clásico de Otoño, Dombroswski le informó a Valverde que los Tigres no lo volverían a firmar. Los felinos decidieron dejar el puesto vacante y le dieron una oportunidad al joven venezolano Bruce Rondón durante los entrenamientos.

Rondón fue enviado a Triple-A Toledo al final de los entrenamientos, antes de que los Tigres firmaran a Valverde a un pacto de liga menor.

Esencialmente, firmar a Valverde sin garantía alguna de un puesto en Grandes Ligas fue una especie de prueba. Detroit tenía hasta el 8 de mayo para evaluar a su ex cerrador.

Lo que vieron los Tigres en tres presentaciones del dominicano en Clase-A los convencieron de que los pitcheos de Valverde fueron mejores que los del año pasado. Para la gerencia de Detroit, estuvo mejor la velocidad de su recta y también el uso de su recta de los dedos separados, lanzamiento clave para el derecho hasta que lo abandonó hace par de años.

Se informó que su bola rápida está llegando a las 94-95 millas por hora. Su recta de los dedos separados también se vio bien, aunque no necesariamente con la consistencia deseada.

"Para mí, lo importante es su material", dijo Dombrowski. "Sabe cómo cerrar los juegos."

O, como lo expresó el manager Jim Leyland, "Una cosa sabemos de él: Lo ha hecho anteriormente y no tiene miedo."

Ese último punto era importante. Detroit estuvo de 6-3 colectivamente en oportunidades de salvamento en las primeras tres semanas de la temporada, aunque es justo decir que algunas de las oportunidades desperdiciadas fueron antes del noveno inning.

Leyland siguió comprometido con el bullpen por comité, pero expresó que era más difícil hacer eso que tener un relevo ya fijo. Con el regreso de Valverde, ya hay orden.

"Se ve mejor en el papel", dijo Leyland. "¿Habrá mejores resultados? No sé."

A esta altura, los Tigres pensaron que era su mejor opción.