El banderín está para cualquiera

El Este de la Liga Americana es una carta al aire

Si consideras que algún equipo tiene mejores posibilidades de ser campeón del Este de la Liga Americana que los Azulejos, podrías estar en una categoría aparte.

Pero quizás tengas la razón. ¿Los Rays? Es posible. ¿Yankees? Claro que sí. ¿Medias Rojas? No hay por qué burlase; el gerente general de Boston, Ben Cherington, tuvo una temporada baja estupenda.

Y, ¿qué tal los Orioles? ¿A caso algún gerente general hizo una mejor labor en el 2012 que Dan Duquette?

Entre las brillantes maniobras de bajo costo y bajo riesgo de Duquette y la magia que ejerce Buck Showalter para que todo funcione, sólo un tonto descartaría a Baltimore.

Bienvenidos al Este de la Liga Americana en el 2013.

No es la posibilidad de que cualquiera de estos cinco equipos termine en el primer lugar lo que enfatiza lo buena que es la división. Es el hecho que, forzosamente, uno de esos equipos quedará de último.

Eso es lo difícil, porque se trata de cinco equipos buenos que comenzarán los entrenamientos con bastante optimismo.

A pesar de lo reñida que está la división, los Azulejos con los favoritos para ganar tras una temporada baja en la cual adquirieron a un dinámico primer bate en el dominicano José Reyes y un bate de impacto para la parte gruesa del orden ofensivo en el también quisqueyano Melky Cabrera.

Donde los Azulejos más se transformaron fue con respecto a su rotación. Los gerentes generales celebran cuando agregar a un abridor de calidad. Alex Anthopoulos de los Azulejos consiguió a R.A. Dickey, John Johnson y Mark Buerhle, tres abridores que colectivamente lanzaron 627 entradas y poncharon a 520 bateadores en el 2012.

Los Azulejos transformaron por completo la manera en que son percibidos. Se espera que Ricky Romero y Brandon Morrow se acomoden en los otros dos puestos y, si Kyle Drabek logra recuperarse tras ser operado del codo, la rotación de Toronto podría ser una de las mejores.

De cualquier forma que los mires, los Azulejos lucen muy bien. El nuevo capataz John Gibbons enfrenta el reto de hacer que todo cuadre, pero Dickey, Buehrle y Johnson tienen la reputación de ser presencias positivas en el clubhouse.

Pasemos a los demás equipos. A los Rays quizás le falte un bate, pero ese también fue el caso el año pasado cuando se apoyaron en el mejor cuerpo monticular en el béisbol para terminar con 90 victorias. Aun sin James Shields y Wade Davis, el roster de Tampa Bay está repleto de brazos de calidad.

Si Evan Longoria logra mantenerse saludable y el novato Wil Myers - adquirido en el canje que envió a Shields y a Davis a los Reales - resulta ser el bateador que se le proyecta - los Rays parecen estar bien encaminados hacia su cuarta postemporada en las últimas seis temporadas.

Los Yankees y los Medias Rojas quizás sean los dos equipos más interesantes en la división, pero no por las razones de siempre. Con las partidas de Nick Swisher, Russell Martin, Raúl Ibáñez y otros, Nueva York perdió 112 cuadrangulares.

A diferencia de años anteriores, en los cuales el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, tenía los recursos económicos para firmar a cualquier jugador, el club está decidido a recortar su nómina para que esté por debajo del límite del US$189 millones para el llamado "impuesto de lujo" para cuando comience la temporada del 2014.

Este invierno quizás sea el más sofisticado que ha tenido Brian Cashman. Invirtió con cautela y fue rechazado varias veces. Aun así, con las contrataciones de Kevin Youkilis y Travis Hafner, ha armado un lineup que luce bastante sólido.

Su margen de error será más pequeño en el 2013 en años anteriores, pero si abridores como CC Sabathia, Hiroki Kuroda y Andy Pettitte se mantienen en salud, los Bombaderos, al igual de los Azulejos y Rays, pueden llegar lejos.

Los Medias Rojas también son un equipo muy diferente al que eran hace un año. Cherington también gastó con medida, pero remodeló a su equipo, reforzándolo tanto en el terreno como el clubhouse al agregar a David Ross, Jonny Gomes, Mike Napoli y Shane Victorino.

Si el nuevo manager John Farrell - otra adquisición de peso -logra que los serpentineros Jon Lester y John Lackey recuperen su forma de antaño, los Medias Rojas darán la pelea.

Finalmente, están los Orioles, un equipo que luce sólido a pesar de no haber hecho grandes movimientos durante la temporada baja. Su campaña la podrían determinar los desempeños de lanzadores jóvenes como Brian Matusz y Chris Tillman.

Al final, el impuesto de lujo ha dado los resultados deseados. Les ha permitido a los Azulejos dar un paso adelante y ha obligado a los Yankees y a los Medias Rojas a ser más cautelosos a la hora de gastar.

Los Rays demostraron hace años que son capaces de hacer mucho con poco. Y el béisbol renació en Baltimore la temporada pasada. El Este de la L.A. podría darnos la mejor carrera en Grandes Ligas en el 2013. Que empiece la diversión.