CLOSE

Now Commenting On:

Con un impacto innegable

Con un impacto innegable

Con un impacto innegable
DETROIT -- El 2012 ha sido el año en que Grégor Blanco por fin se ha hecho sentir a nivel de Grandes Ligas. Y ante los ojos del mundo entero del béisbol, el venezolano ha brillado en un equipo de los Gigantes a punto de coronarse campeón.

"Ya era hora de que yo pudiera demostrar algo de mi juego, con el trabajo que venía haciendo y todas las cosas que me han pasado durante mi carrera", le dijo Blanco a LasMayores.com. "Sé que puedo dar más, pero estoy muy a gusto con el trabajo que he venido realizando esta temporada en el mejor béisbol del mundo, que le ha gustado a mucha gente. Estoy muy contento."

Los Gigantes también están contentos con la labor de Blanco. Patrullando los diferentes jardines por los Gigantes-que juegan sus partidos de local en el espacioso AT&T Park-el pelotero de 28 años fue una pieza confiable para el manager Bruce Bochy desde el principio de la temporada regular.

Después de varios "amagues" a nivel de Grandes Ligas con los Bravos y los Reales, más una estadía para el olvido con la organización de los Nacionales en el 2011, el "Tiburón Blanco"-viniendo de una temporada de JMV en la Liga Venezolana con los Tiburones de la Guaira--encontró este año el equipo ideal para hacerles ver a todos lo que puede traer al juego de pelota.

"A uno le gusta ver la energía de Grégor", dijo Bochy. "Lo puedo poner de primer bate o donde está bateando ahora (séptimo mayormente). Cuando estuvimos batallando a mediados de la temporada, lo puse de primer bate y de ahí arrancamos por un tiempo. Le doy crédito por ayudarnos a volver al sendero positivo en ese sentido."

Lo que Bochy no querrá hablar mucho, ni los jugadores de los Gigantes, es el impacto positivo que causó Blanco después de la suspensión por dopaje del dominicano Melky Cabrera el 15 de agosto. Antes de dicha fecha, Blanco bateaba .234. De ahí en adelante, esencialmente sustituyendo a Cabrera como jardinero izquierdo, tuvo promedio de .281.

"Creo que por eso el béisbol es así", dijo Blanco al tocar el tema. "Nadie va a estar en un lugar para siempre. Sé que (Cabrera) está contento por mí y las cosas que he podido hacer."

Lo que ha hecho Blanco por la causa de San Francisco no se refleja necesariamente en los números.

Del lado defensivo, todo el mundo le reconoce su velocidad y su habilidad de llegarle a los batazos en los canales. ¿Quién podrá olvidar la atrapada que hizo Blanco en el jardín derecho/central que le preservó un juego perfecto a Matt Cain en junio?

Con el bate, es esa misma velocidad y chispa que lo hicieron valioso en el lineup de San Francisco. En 141 partidos y 393 turnos, Blanco bateó .244. Pero tuvo porcentaje de embasarse de .333 y 26 bases robadas en 32 intentos, justamente las cualidades que se le busca a un pelotero de sus talentos.

"En el béisbol puedes tener un gran partido sin conectar un hit", dijo Bochy. "(Blanco) nos brinda una gran defensa. Creo que nos brinda otra dimensión con su velocidad. Pero también ha aportado ofensiva."

Agregó el jardinero Hunter Pence, quien lleva tres meses como compañero de Blanco en los Gigantes: "Creo que es la definición de un pelotero. Hace tantas cosas pequeñas que pesan. Cuando juegas béisbol, puedes valorar sus habilidades-sabe tocar, le causa problemas al equipo contrario corriendo las bases, tiene buena defensa. Es un gran atleta."

PROTAGONISMO EN EL CLÁSICO DE OTOÑO
Hace un año, Blanco no sabía cuál sería su rumbo en el béisbol de Estados Unidos. Pero ahora es parte íntegra de un equipo en la Serie Mundial.

"Es un sueño hecho realidad ser parte de este gran equipo y la unidad que hay aquí", dijo. "Todo eso me ha ayudado a ser protagonista de la serie."

En la postemporada Blanco batea .234 con porcentaje de embasarse de .345, un jonrón, dos triples, dos dobles y cinco empujadas.

En la Serie Mundial contra los Tigres, ha hecho de todo. En el Juego 1 hizo par de buenas atrapadas importantes que ayudaron a frenar a Detroit en la victoria de San Francisco. En el Juego 2, realizó un toque que quedó perfecto (con un poco de suerte) que ayudó a fabricar una de las dos carreras de los Gigantes en su segundo triunfo.

El sábado en el Juego 3, el venezolano dio el batazo más importante del partido, un cohetazo al jardín derecho/central frente a su compatriota Aníbal Sánchez que terminó siendo triple productor de la primera y decisiva carrera de la victoria de San Francisco por 2-0 sobre los Tigres en el Comerica Park.

Y para darle el último toque a su buen partido, Blanco cubrió mucho terreno para hacer una atrapada impresionante en territorio foul de un batazo del dominicano Jhonny Peralta, para conseguir el importante primer out del noveno inning.

"Es increíble la defensa que ha tenido Grégor en esta postemporada", dijo el compañero y compatriota de Blanco, Pablo Sandoval. "Ha ayudado al equipo en los momentos importantes, haciendo jugadas, tocando bola. Ha sido increíble el aporte que ha dado Grégor en el outfield."

Para Blanco, éste es un momento para gozar y también para estar agradecido por la oportunidad que se le brindó en San Francisco.

"Se lo debo a mis compañeros, que me han brindado mucha confianza. También al manager y los coaches", dijo Blanco al hablar de sus éxitos en esta postemporada. "Es un equipo bastante unido y merecemos lo mejor".

{}
{}