HR de oro de Werth hizo ganar a Washington

HR de oro de Werth hizo ganar a Washington

WASHINGTON -- Los compañeros de Jayson Werth lo esperaban brincando de felicidad para festejar en el plato y la estridente multitud le golpeó con fuerza el casco rojo de bateo a dos manos.

Hace poco menos de dos años, los Nacionales de Washington bañaron con millones a Werth con tal de convencerlo para que llegara al equipo y les enseñara a ganar. Con un batazo, el toletero conectó el jueves el cuadrangular de la victoria para extender la temporada de su equipo y borrar cualquier decepción que pudiera desde su llegada a la ciudad.

Werth abrió el cierre de la novena entrada al conectar la 13er lanzamiento de Lance Lynn hasta las gradas del jardín izquierdo para darle a los Nacionales una victoria por 2-1 sobre los campeones defensores, los Cardenales de San Luis y forzar un quinto partido en la serie divisional de la Liga Nacional.

Mientras corría las bases, Werth levantaba el índice de la mano derecha señalando el número uno, al tiempo que festejaba la multitud de 44.392 personas que asistió al encuentro.

"Esa era la manera en que debía terminar este partido: Jayson Werth conectando cuadrangular", dijo el piloto de los Nacionales Davey Johnson. "No ha pegado tantos este año... Increíble. Gran esfuerzo de su parte".

La serie a cinco partidos terminará el viernes en Washington, y el ganador enfrentará a los Gigantes de San Francisco en la serie de campeonato de la Liga Nacional.

"Es para lo que juegas toda la temporada, y para lo que trabajas todo el invierno y por lo cual empiezas antes a practicar en primavera", dijo Werth. "Tenemos una oportunidad de dar ese siguiente paso. Sé que mis compañeros estarán listos. Y la ciudad también".

El jonrón fue el 14to en playoffs en la carrera de Werth, pero su primero con los Nacionales. Ganó la Serie Mundial de 2008 y una serie de títulos divisionales con los Filis de Filadelfia antes de llegar la temporada pasada con los Nacionales como agente libre con un contrato de 126 millones de dólares que dejó atónito al mundo del béisbol.

"Estoy feliz de que estos aficionados vieran esto, porque obviamente tuvo un año difícil el pasado, y este se lesionó, y no creo que los aficionados se dieran cuenta de qué tan buen jugador es Jason", dijo Ryan Zimmerman, tercera base de los Nacionales. "Para él, tener un momento como este frente a sus aficionados en casa, y con esta atmósfera, no podría estar más feiz por él. Se lo merece".

Werth recibe mucho del crédito por ayudar a darle la vuelta al equipo: los Nacionales perdieron 100 encuentros en 2008 y 2009, pero encabezaron las Grandes Ligas con 98 victorias y se llevaron el título divisional este año.

"Cuando firme (mi contrato) aquí, fue a un partido de los Capitals, un partido de hockey, (y) el lugar estaba a reventar. Alguien dijo, `Apenas hace unos años, este lugar estaba vacío'. Supe que un equipo ganador atraería a los aficionados", dijo Werth, "y aquí estamos, dos años después, y están aquí y es grandioso".

El jonrón de Werth terminó súbitamente un tremendo duelo de picheo. Cada equipo permitió apenas tres imparables.

Lynn, que usualmente es abridor para San Luis pero en la postemporada ha fungido como relevista, hacía su tercera aparición en esta serie. Fue el tercer lanzador para los Cardenales, y sólo enfrentó a un bateador.

Por los Cardenales, los puertorriqueños Carlos Beltrán de 3-0 con una impulsada; y Yadier Molina de 4-0.

Por los Nacionales no batearon latinoamericanos.